Estamos a dos días para que arranque el LAAC 2017. La Armada Chilena, compuestas por ocho jugadores, ya pisaron tierras pañamenas y están instalados en la cancha para practicarla.
El torneo más importante para los amateurs latinoamericanos ha generado que los jugadores lleguen con una intensa preparación. Los chilenos no fueron la excepción. Incluso, algunos de los ocho integrantes, no jugaron el Abierto de Cachagua y se quedaron bajo las órdenes de EM Academy en modo LAAC.
Ahora, cómo se ve en la foto, los chilenos practican y justo en este momento están saliendo a probar la cancha: El Club de Golf Panamá. Hablamos de un campo donde su firmeza depende de las condiciones climáticas. Para partir llueve mucho. Pero se cree que esta semana no caerá agua. Mientras que el viento es inevitable. Ruge del Nor-noreste en un cálculo de hasta 16 a 24 kilómetros por hora. Pero eso en la tarde, pues en la mañana casi nada.
Esto último lo ha podido confirmar Eduardo Miquel, profesor de swing completo de EM Academy y quien le llevará los palos a Joaquín Niemann. Edo está desde temprano en el club y acompañó a jugar la vuelta de práctica. Nos ha dicho que corre el viento y fuerte, pero en la mañana nada.
Hablemos también de la cancha. Además de los factores climáticos, el Club de Golf Panamá aprieta en los tiros a green. Es ahí donde pone inseguros a los jugadores, porque son esos golpes donde puedes estar en subida, bajada o inclinada. «Un jugador puede tener solo 120 a 130 yardas al green, un wedge en sus manos, y uno pensaría que es buena oportunidad para ser agresivos. Pero el terreno aquí agrega un elemento a la prueba: si no te sientes cómodo jugando un golpe que está un poco en subida, en bajada o de costado, la cancha expondrá esa incomodidad», explica Jeff Hall, director de Reglas y competencias de la USGA, al sitio web del LAAC.
Eso hay que sumarle si hay viento. Pues un tiro poco en subida podría complicar tirarla por alto. Por eso es que hay que saber jugarla. Por eso mismo es que algunos jugadores chilenos tuvieron especial preparación. El equipo de EM, que estuvo compuesto por Joaco Niemann, Toto Gana, Yayo Correa y Gabriel Morgan, entrenaron toda la semana pasada en diferentes canchas y una de ellas fue las Rocas de Santo Domingo. Precisamente ese campo tiene similares con el Club de Golf Panamá: Tiros a greens inclinados para arriba y abajo, con el viento corriendo por las tardes.
Los otros chilenos entrenaron por su cuenta, donde algunos jugaron el Abierto de Cachagua. Ellos fueron Cristóbal Del Solar, Lucas Rosso y Sebastián Smith, quien se retiró finalmente. Fue Del Solar quien llega con altas expectativas a Panamá. Pues el Viñamarino se despachó en la última ronda un terrible 61 (-11), récord de cancha y que lo dejó 3º (-13) en el torneo a dos golpes del campeón. Mientras que Rosso quedó T14º (+10) en la categoría de Varones. Por su parte, Matías Domínguez, ganador de la primera edición del LAAC, entrenó por su cuenta.
De los ocho, cualquiera puede tener una inspiración y llevarse el cupo para el Masters 2017. Pero es inevitable que Niemann sea uno de los candidatos principales. Joaco mira de reojo este torneo. Como juvenil ha ganado tremendos títulos, como la Copa del Mundo, Junior Orange Bowl, Optimist, Junior Invitational (dos seguidas) y sudamericanos. Entonces el LAAC, un certamen completamente latinoamericano, lo ve entre ceja y ceja. Además que es una tremenda oportunidad para disputar el primer major del año en Augusta. Por esto mismo, el chileno va con su profe, Edo Miquel, que también le llevará los palos por cuenta propia. Un equipazo que, de todas formas, pondrá en juego todo lo entrenado durante el proceso que llevan juntos.