Foto

Si un golfista chileno ha destacado en el extranjero ese es Antonio Costa. Este año comenzó una experiencia en el exótico Mena Tour, circuito del medio oriente y África. Su decisión fue la correcta. Porque justo este 2016 a la competencia le concedieron puntos para el ranking mundial y chances para acceder a destacados  tours de la zona. Y el valdiviano está aprovechando su oportunidad.

De los nueve torneos que disputó este año por el Mena Tour, consiguió dos Top Ten, un Top 5 y un título, su primera victoria en el extranjero. Hace dos semanas se acabó la primera mitad de temporada para volver en septiembre y jugar otros diez eventos.

“Estoy  muy agradecido de la vida por estar en el Mena Tour. Fue lo mejor que pude haber hecho”, confiesa el chileno. Y tiene razón porque en el cierre de la mitad de temporada no pudo terminar mejor ubicado en el ranking Orden de Mérito, un tercer lugar que lo deja, hasta hora, con muchas puertas abiertas.

Es que al final de año, los primeros cinco ubicados consiguen tarjeta para el Sunshine Tour de Sudáfrica, los cuatro entran a la etapa final de Q-school del Asian Tour y los tres tendrán invitaciones al European Tour (el primero jugará cuatro torneos, el segundo tres, el tercero dos y el cuarto uno).

Costa, si le dan a elegir, con ojos cerrados opta por el Asian Tour, dado que el circuito entrega bolsas más grandes de dinero. “Estoy contento con lo  que he hecho hasta ahora. El objetivo es terminar, al menos, cuarto para conseguir una invitación al Omega Dubai Desert Classic (torneo del European Tour). Hasta ahora voy por un buen camino. Los torneos de Tailandia y Sudáfrica me sirvieron para conocer cómo sería jugar el Sunshine y el tour asiático”, afirma.

De todas formas, la aspiración a largo plazo del golfista sudamericano es llegar al European Tour y, en un sueño cumplido, al PGA Tour.  Por ello, solo si consigue un auspicio,  probará suerte en el q-School del Challenge Tour.

Ahora el chileno se irá a Estados Unidos para entrenar con su coach. El objetivo es mejorar puntos esenciales de su juego. “Debo enfocarme mucho en el juego corto, en especial todos los tiros con los wedges y putter. Pero también, sobre todo, en la parte mental”, concluye.

Estos meses que estará en tierras norteamericanas su preparación, además, estará enfocada en canchas de alto nivel, para así llegar con más foco en septiembre cuando juegue el inicio de la segunda mitad de temporada del Mena Tour.

El valdiviano está preparado para cualquier desafío, con tal de conseguir sus metas. No le importa nada, si vivir en Asía y aprender un idioma que no conoce. Sus sueños le ganan a todo y esa convicción es la escalera precisa para pararse en la cima.