Diario El Español
A partir del lunes 17 de julio, las jugadoras del LPGA serán multadas por incumplir el código de vestimenta del circuito. En esta polémica han salidos posturas a favor y otras en contra. En Chile, donde algunos clubes han sido tradicionalistas con este tema, también hay diferentes versiones. Para ello, le preguntamos a jugadoras de cada generación y en esta nota dieron su punto de vista al respecto sobre qué usar y qué no.
La primera de ella es Paz Echeverría. Qué mejor que la versión de una jugadora que estuvo años en el LPGA. La chilena, antes que todo, aclara sobre esta medida. “Esa siempre ha estado y son las mismas jugadoras que pidieron por favor que se empezara a cumplir el código, porque era algo que rayaba en lo vergonzoso. Habían unas que usaban leggins seudo transparentes. Entonces a mí me pasó mucho jugando que decía ‘cómo se le ocurre ponerse eso’. Hay un mínimo de respeto. Lo otro. Las minifaldas no es que te van a cortar para que no puedas usarla de X centímetros, sino que lo único que están diciendo es que tienen que usar short abajo”.
De esta manera, la Directora Ejecutiva de Golf Action recalca que no fue una medida impuesta por el LPGA.  “Yo nunca alegué. Pero sí habían cosas que me molestaban y era un tema recurrente que se tocaban periódicamente en las reuniones. Es importante resaltar que no es algo impuesto, sino que las mismas jugadoras lo pidieron y la que no quiere respetarla deberá pagar la multa”.
De acuerdo a lo que publicó Golf Channel Latinoamérica en su sitio web, el LPGA multará con mil dolares si se incumple el código. Es decir, las jugadoras que usen escotes y faldas, short y pantalones cuya medida sean lo suficientemente cortos, serán sancionadas por el comité del circuito. También entra en juego los Leggins (Las Patas). Estas se permiten, siempre y cuando la usen con un pantalón corto debajo.
Ahora nos vamos con la opinión de la generación nueva. Antonia Matte es la principal carta del golf femenino chileno. Con 14 años es la N°1 de Chile en Pre Juveniles y Juveniles. Sobre la polémica, la jugadora de Los Leones se manifiesta a favor y contra de algunos puntos. “Es un poco raro. Para las mujeres es incómodo tener algo que llegue un poco más arriba de la rodilla, porque te metes al búnker y haces el stand de abrir las piernas y subirte la falda será incómodo.  No sé si está bien hecho esa parte del código. Tampoco debería ser una mini, mini falda. Y lo del escote encuentro que está bien. Vas a jugar golf y no ha mostrar todo. Eso me gustó, pero lo de la falda me causa dudas”.
Esa postura la comparte Carla Jané. Ella es de las generaciones jóvenes de Chile y con 23 años también es una de las cartas del golf nacional. “Encuentro que está bien lo que están haciendo, porque hay algunas jugadoras en el LPGA que se están vistiendo descaradamente y se tienen que ver profesional si es su trabajo. No pueden estar andando con faldas tan cortas y mostrando todo. Sin embargo, sobre el código con lo de la mini falda se fueron al límite, pero con lo del escote lo encuentro perfecto. El golf es tradicional y elegante. No deberían estar poniendo escotes ni ese collar negro o el shocker que usa la Michelle Wie. No se ve bien en la cancha. Me parece perfecto mantener la tradición”.
Loreto Santa Cruz, esposa de Felipe Aguilar y golfista aficionada, respira golf. Es y ha sido su entorno por años. Tanto por destacarse en el amateurismo como en su calidad de esposa del valdiviano, con quien incluso ha debatido sobre esta polémica. Esta es su postura: “Yo creo que se fue abusando de las libertades. Me parece bien que las golfistas se vayan modernizando, pero hay algunas que sobrepasaron los límites. Me encantan las pintas entretenidas. Siempre veía cómo se vestía Christina Kim, entendiendo que hay que mantener las etiquetas del golf. También me gustan los calcetines largos de Ai Miyasato. Algunas pintas de Michelle Wie parecen súper entretenidas. Pero empezar a mostrar casi las pechugas lo encuentro nada que ver. Los escotes me molestan”, opina.
“En resumen, creo que algunas golfistas abusaron de las libertades. Pero es difícil mantener la línea donde se debe. Entonces hay que cortar por lo sano y volver a mantener el límite para que no se vayan al chancho”, aclara su postura Loreto.
La esposa de Felipe Aguilar, sin embargo, traslada el tema hacia esta realidad en Chile. “Yo me acuerdo que hubo algunos clubes que prohibían hasta las poleras sin mangas. Lo encuentro excesivo. Pero en los clubes de golf en Chile son súper tradicionalistas. De todas maneras, aquí no ha sido necesario normarlo. Las chilenas somos más tradicionalistas. Vivo en un club de golf y me encantan cómo se visten las golfistas. Se han atrevido más con los colores, pero siempre han mantenido los protocolos”.
Esther Pascal Bierwirth, destacada golfista aficionada que representó a Chile, tiene una postura clave sobre el tema. Esta se basa en el exhibicionismo con el afán de aumentar los seguidores en Redes Sociales, cuyo recurso ha sobrepasado le etiqueta de vestimenta tradicional en el golf.
“Me gusta como las golfistas de hoy se preocupan de verse femeninas y elegantes. No tengo nada en contra las poleras cortas. Pero definitivamente con el uso de las redes sociales se pueden ver cómo algunas golfistas las aprovechan para mostrarse y lucir petos escotados o practicando con hot pants cortos como si estuvieran entrenando gimnasia olímpica. Todo para atraer más seguidores en las redes. Sin ir más lejos, Paige Spinarac es un buen ejemplo. Cada deporte tiene su teñida y no me parece profesional que hayan golfistas que se vean como meseras de Hooters”, explica Esther.
Cada una tiene su versión, pero todas coinciden en que la vestimenta exhibicionista en el golf es un exceso. Porque no es lo mismo que lucirse femenina con una estilosa teñida a que mostrar, de forma descarada y con el fin de ganar seguidores, una vestimenta inapropiada para una golfista. El debate en Chile es, al menos, firme y cada generación opina que no se deben pasar los límites en las vestimentas. ¿Cuál es la tuya? ¿Se tiene que modernizar pero con límites o mantener la tradición?

 

 

Comentarios

Comentarios