Hitos, tanto positivos como negativos, circularon este año en el golf chileno. Pues este 2016 nos hemos dado cuenta de muchas cosas: Ya no hay torneos de categoría extranjera del Web.com ni del PGA Tour LA en nuestro país. Pero también están emergiendo jugadores que instalan la ilusión para el futuro del golf criollo. Esto es el lo bueno, lo malo y lo feo.

Lo Bueno

-Futuras Promesas: Este 2016 nos hemos dado cuenta de que el golf nacional tiene renovación. El caso más cercano es el de Guillermo Pereira. Mito, en su primer año en el PGA Tour Latinoamericano, clasificó directamente al Web.com. Joaquín Niemann tuvo hitos muy importantes, que fueron sus victorias en la Copa del Mundo en Japón y el bicampeonato del Junior Invitational, cuyo logro solo él y Tiger lo han cumplido en este torneo. A ello hay que agregar que tan solo con 17 años se midió ante los mejores jugadores del mundo en el US Amateur, alcanzando 8vos de final. Por su parte, Matías Calderón se hizo profesional y semanas después ganó el Abierto del Polo, igual como lo hizo Pereira en el 2015.

No los olvidemos tampoco de la gran camada de chilenos que hay en las universidades estadounideses: Yayo Correa, Cristóbal del Solar, Martín Cancino, Carlos Bustos, entre otros, demostraron nivel en sus competencias respectivas.

-Chilenos en el extranjero: Pereira es el gran ejemplo por su paso al Web.com. Mientras que Felipe Aguilar sigue consolidándose en el Viejo Continente. El valdiviano tuvo un gran año en el European Tour, llegando a la Final en Dubai, que premia a los mejores de ese tour en la temporada. Nico Geyger mantuvo una gran regularidad en el Challege Tour y está instalado para que en cualquier momento se sume a Aguilar en las grandes ligas. Esperemos que así sea para el 2017.

Antonio Costa jugó el Mena Tour, un circuito poco connotado, pero que de todas formas le dio el paso al Sunshine Tour, justamente donde salen los mejores jugadores de Sudáfrica. Mark Tullo, a pesar que perdió la tarjeta del European Tour en el 2015, marcó buena presencia en el Challenge.

Nueva Federación: El nuevo directorio de la FCHG trajo buenas sensaciones. Comandado por la presidencia de Felipe Bertín, llegaron con un mensaje de seguir desarrollando el golf nacional e incentivar los torneos de profesionales, la gran deuda que mantuvo el antiguo directorio.

Lo Malo

Federación Chilena de Golf VS Profesionales: No vamos a echarle la culpa a nadie ni apuntar a quién fue el causante de esta lucha. Pero lo cierto es que producto de este enfrentamiento muchos salieron perjudicados. La consecuencia más fuerte, entre otras cosas, fue que se bajaron en gran medida los campeonatos con profesionales. Entonces, los amateur no podían competir ante ellos, afectando el nivel de competencia. Mientras que los Pro no tenían campeonatos donde participar, dañando al ecosistema golfísticos que se había generado por muchos años.

Tampoco sabemos con certeza si ese enfrentamiento provocó el gran terremoto. Hubo otros factortes. Pero fue uno que pesó y el que más generó efecto junto a la poca participación de auspiciadores. Lo bueno de todo esto es que el antiguo directorio de la Federación fue la que estuvo peleado con los profesionales y la nueva empezó con el pie derecho la relación.

Jugadores sin auspicios: Un buen ejemplo para que se desarrolle el golf chileno es que tengamos jugadores en el extranjero. Países latinoamericanos lo han demostrado. Chile, aunque han aumentado sus embajadores golfistas por el mundo, aún carece en algunos casos. Los más cercanos son lo de Juan Cerda y Gustavo Silva. Juanito va 1º en el Ranking Nacional y todos sabemos del futuro que tiene producto de su talento. Sin embargo, este año pudo participar poco y nada en circuitos extranjeros por falta de recursos. Y aunque tuvo sus oportunidades de disputar algunos torneos del PGA Tour Latinoamericano, la falta de constancia afectó en su competencia.

Lo mismo pasó con Gussy. El rancaguino se ganó por derecho propio su cupo para jugar las Finales de las Series del Desarrollo y así postular al PGA Tour LA. Sin embargo, factores económicos y la carencia de auspiciadores frenaron su viaje a México. Así dos jugadores, de la calidad de Cerda y Silva, están frenando su futuro por el poco apoyo que tienen en el aspecto monetario. Eso es malo.

Lo Feo

Sin PGA Tour LA ni Web.com Tour: Durante una época hasta el 2015, el golf chileno vivió un auge porque teníamos torneos de categoría. A principio de año se jugaba el Chile Classic del Web.com Tour, un certamen prestigioso que trajo jugadores de categoría. Mientras que en septiembre el Abierto de Chile era organizado por el PGA Tour LA. Dos instancias que motivaron y tomaron fuerza para este deporte.

Sin embargo, para este 2016 el secreto a voces se hizo cierto y se cancelaron estos dos campeonatos. De la noche a la mañana el golf chileno parecía que se caía a pedazos. Por lo mismo, como conclusión, la baja de estos dos tornes reflejaron la crisis del golf chileno en cuanto a organización. En jugadores tenemos calidad. Pero en competencia hay una gran deuda, una que se deberá saldar para el 2017.