Solo un jugador un latino ha levantado el Claret Jug en el Open Championship. Ese es el argentino Roberto Di Vicenzo. Precisamente ese histórico golfista estuvo al borde de una victoria en Royal Troon cuando lo disputó en 1950 a sus 27 años. Aquella vez solo estuvo a dos golpes del sudafricano Bobby Locke, que triunfó en la segunda versión del torneo en esa cancha.

Pero ¿cómo ha sido la experiencia de los latinos en esta cancha por este major? Solo podemos decir que argentinos, excepto un brasileño, han pisado este campo para el Abierto Británico.

2004: La más reciente. No hubo una buena experiencia latina. Solo jugó el argentino Eduardo Romero y no superó el corte.

1997: Dos argentino estuvieron peleando en las cuatro rondas. De hecho, Angel Cabrera comenzó 6º. Luego Pato se complicó hasta quedar 51º, José Cóceres 44º y el gran destacado Eduardo Romero que culminó .

1989: De nuevo Eduardo Romero se lució para finalizar . Luis Carbonetti quedó 69º y Vicente Fernández falló el corte.

1982: Jaime González ha sido el único brasileño y latinoamericano, aparte de argentinos, en jugar el Open en Royal Troon. Aquella vez no superó el corte.

1973: Roberto Di Vicenzo regresó a esta cancha después de 23 años, tras salir 2º. Al menos había conquistado su revancha en 1967 ganando su único Grande en el British Open. En esta versión, sin embargo, culminó 27º. Mientras que sus compatriotas Vicente Fernández y Jorge Núñez fallaron el corte.

1962: ningún latino presente.

1950: Como dijimos al principio, este fue el gran año de Roberto Di Vicenzo, donde a sus 27 años le quiso robar el título al sudafricano Bobby Locke. Solo le faltaron dos palos para realizar el asalto. Tuvo que esperar 17 para tocar el Claret Jug.

Este 2016, donde Royal Troon vuelve a ser escenario del Open, se repite la misma tónica. Solo dos latinos estarán presentes y ellos serán argentinos. Fabián Gómez y Emiliano Grillo serán los representantes. Cada uno, por qué no, tienen posibilidades de acercarse a la cima. Sobre todo Grillo, que en las últimas semanas ha estado activo, con buen golf y solidez en su juego. Arranca bien y luego baja un poco los brazos. Si mantiene con fuerza su mente, seguro es un candidato y un «tapado» para tocar el afamado Claret Jug.