Roberto De Vicenzo, Argentine winner of the British Open Golf Championship, doffs his cap to cheering crowds after sinking the winning putt on the 18th green in Hoylake, England on July 15, 1967. (AP Photo)
Roberto de Vicenzo ha fallecido este jueves 1 de junio del 2017. A sus 94 años, el mejor golfista argentino y latinoamericano, dejó de existir. Los palos se lo ha llevado al paraíso para seguir con lo que siempre adoró y apasionó: El Golf.
El argentino falleció este jueves en consecuencia de un accidente  que hace dos meses sufrió en su hogar donde se fracturó una cadera. Di Vicenzo ha conquistado el golf por todo el mundo. No es solo un ícono del golf argentino y latinoamericano. También del planeta. Sus 230 victorias lo avalan.
De esos triunfos uno que siempre nos recordará y que marcará el principio de la relación nuestro país con el argentino fue en 1946. Durante ese año ganó su primer Abierto de Chile ( el segundo fue en 1961) y el Abierto Viña del Mar. También se llevaría la victoria en el Abierto de Santiago de 1978.
Cuatro triunfos en nuestro país que no marcaron el fin de la relación. Di Vicenzo participó en los más importantes torneos que se realizaron en la historia del golf chileno. «La década del 70’ se cerró con el Abierto de Chile, pasando a ser fecha de tour sudamericano y del “Satol” (South American Tournament Organiser Limited) que, durante los años 1979 y 1980, se jugó en el Club de Golf Los Leones, y durante 1981, en el Sport Francés (…) Fueron muchos los golfistas destacados que nos visitaron: Gary Player, Raymond Floyd, Bernhard Langer, Tony Jacklin, Malcolm Grecson, Manuel Piñero, Roberto de Vicenzo, Ángel Gallardo, Tony Golden, Peter Towsend, Mark Wiebe, Florencio Molina, Juan Carlos Cabrera y Vicente Fernández, Sam Torrance, Tony Aaron y Johnny Miller», así describe en una de las partes del libro «Chile Golf, 135 años de historia» sobre la visita de Roberto.
Pero no solamente fue por competencia la visita de Di Vicenzo a Chile. En al menos dos ocasiones participó en históricas exhibiciones que marcaron la historia de nuestro golf. La más importante data en 1970 cuando Jack Nickllaus jugó en Chile por primera y última vez. Como también recalca el libro «Chile Golf, 135 años de historia», el Oso Dorado jugó la exhibiciones en Los Leones con George Archer, Francisco Cachulo Cerda y justamente Roberto Di Vicenzo.
Mientras que la segunda exhibición corresponde a ocho años antes y también en Los Leones. Ahí Di Vicenzo jugó un partido con Bob Rosburg para grabar un documental a color. El Film fue producido y financiado por Shell, tal como señala «Chile Golf, 135 años de historia».
La relación del argentino con Chile es más de lo que se cree. Los hitos más históricos del golf chileno tienen a Di Vicenzo como protagonista. Nuestro golf lamenta su muerte y su nombre siempre será recordado. Y no solo en Chile. El impacto de su fallecimiento ha atravesado todo el mundo y no hay dudas de que su legado más potente es la victoria en el Abierto Británico de 1967. Esa consagración lo llevó a ser nombrado miembro honorario del club de la cuna de golf, el Saint Andrews Golf Club, ganar el premio Bob Jones, tremenda distinción de la USGA y ser inscrito en el World Golf Hall of Fame en 1989. Es un histórico del golf mundial.
Por último, Di Vicenzo siempre contó anécdotas para diferentes medio de comunicación. El sitio web, www.ten-golf.com, relató una muy particular con su triunfo en el The Open Championship.  «En 1967, cuando ganó el British, se alojó en la casa de Roy Smith. En un arrebato de optimismo, De Vicenzo le sugirió que apostara por su victoria en el torneo. Smith lo hizo: 100 libras con una cuota de 70 contra uno. Roberto, contra todo pronóstico, se impuso en el Royal Liverpool ganando 5.800 dólares de premio. Su amigo, sin necesidad siquiera de moverse del sofá, se embolsó 7.000 libras… Curioso.», relata el portal español.
El único episodio agridulce de su carrera ocurrió en el Masters de Augusta. Tommy Aaron, su compañero de partido en el edición celebrada de 1968, le marcó un score erróneo en su tarjeta. En vez de marcarle un 3 en el 17, le puso un 4. Finalmente, el argentino quedó solo a un golpe del ganador de esa versión, Bob Goalby.
Se nos va un ícono del golf latino y mundial ¿Es el mejor de la historia en Latinoamérica? Suponemos que sí. Porque más allá de que Angel Cabrera haya ganado dos Majors, Di Vicenzo conquistó 230 torneos por todo el mundo. Fue un trota mundos al que el golf chileno siempre lo tendrá guardado en el baúl del recuerdo.