Crédito fotográfico: Chile Golf (Federación Chilena de Golf)
El equipo de Varones va con un objetivo claro para esta Copa Los Andes: Ganar. Tras dos segundos lugares consecutivos en Bolivia y Perú, el equipo nacional está con las expectativas altas y con un equipo de especialistas.
Justamente en esas últimas dos ediciones, los chilenos desaprovecharon puntos desde un principio. Por ejemplo, el año pasado perdieron su duelo con Argentina en el primer día de competencia. Lo mismo ocurrió ante Perú en 2016. Finalmente en esas dos ediciones solo les faltó uno o dos puntos para la victoria, los que hubieran conseguido en esa primera jornada.
Más allá de los casos hipotéticos, llegar enfocado desde la primera partida es esencial. El equipo chileno, en ese estado, ha demostrado ser los mejores en esas últimas dos ediciones. El año pasado en Santa Cruz sumaron 10 puntos grandes desde la segunda hasta la última jornada, solo Argentina y Bolivia se acercan con 8. Mientras que Lima, durante el 2016, desde el segunda día de competencia Chile sumó 9 unidades, igual que Argentina y Colombia. Nadie más los superó.
Eso sí, solo tres de los que estuvieron esos últimos dos años están presente en el actual plantel. Chile enfrentará este miércoles, en la primera ronda, a Venezuela y Ecuador. En las pasadas tres ediciones, los nacionales no han podido vencer a los venezolanos: En el 2015 (Quito) empataron, igual que en Lima (2016), mientras que en Santa Cruz (2017) sufrieron una dolorosa derrota. De hecho, tres de los que estuvieron en Bolivia están en Uruguay (Torres, Restrepo y Perazzo). Ahí hay un rival directo y desafiante para soltarse.
Ecuador también tiene jugadores que podrían causar uno que otro problema. En el papel, sin embargo, Chile le ha ganado dos veces en las últimas tres ediciones y en la que empataron los ecuatorianos eran locales.
Ahora, en el detalle, ¿cómo configurará el capitán los emparejamientos? Para los foursomes es vital la conexión entre pareja, pues finalmente si uno está jugando mal termina afectando al otro y dos nuevos integrantes tiene en el plantel para generar esa química tan importante. Morgan – Niemann fue la pareja más exitosa el año pasado, pues en los seis duelos que los pararon juntos en todos salieron ganando. Joaco no está ahora y a Morgan se le debe poner uno al lado capaz de generar esa dinámica.
Morgan parece fijo de titular tanto en singles como en duplas. Lo mismo con Toto Gana, el chileno jugó todos los foursomes cuando se estrenó el año pasado en Copa Los Andes. De hecho, siempre lo colocaron con Claudio Correa, quien ya no está. En ese sentido, no suena mal Morgan-Toto. Martín Moreno, como todo debutante, parece opción en el dobles también.
En singles, uno que asoma como una carta fuerte es Agustín Errázuriz, quien también debuta y con el match como una de sus especialidades. Sin ir más lejos es el campeón del último Match Play de Chile. Carlos Bustos y Gana también tiene una certificación en esa modalidad, pues justamente en match se jugaron las finales universitarias en Estados Unidos, donde el equipo en el que compiten los chilenos, Lynn University, fueron campeones de la NCAA II por primera vez en su historia. Los chilenos fueron los héroes de esa victoria y no se afirma con el verso patriótico.Bustos definió el triunfo que provocó el campeonato y Gana tuvo el mejor promedio de score de todo equipo en la temporada.
El equipo está para ganar y como se ha afirmado, desde el principio hay que poner respeto. Si en la primera jornada suman los cuatro puntos grandes (100% efectividad) sabrán cuál es el camino por el que hay que avanzar.