Foto: Federación Colombiana de Golf/ Copa Los Andes

Cuando ha concluido Copa Los Andes, se puede afirmar que la actuación del equipo chileno ha sido mucho más positivo que negativo. Los hombres terminaron 3º (más bien segundos porque culminaron a un punto del ganador) y las mujeres quedaron sólidamente cuartas.

Y entrando al hueso de los detalles, hubo individuales y parejas que se lucieron. En los singles, generalizado por ambos géneros, Natalia Villavicencio fue la que más se lució. Por ella consiguieron 11 puntos chicos. Es decir, cinco victorias, un empate y dos derrotas. Joaquín Niemann y Carlos Bustos estuvieron por ahí. Joaco ganó cinco y perdió tres (10 puntos). «Charlie», sin embargo, tuvo más efectividad, porque de los seis duelos que disputó, cuatro fueron triunfos y dos derrotas.

En Foursomes no hay duda. Dos parejas se lucieron en el Lima Golf Club. Misma estadística. Niemann-Morgan y Hurtado-Vargas ganaron seis y perdieron dos. Tremenda complementación. Aunque, por efectividad, Correa-Del Solar estuvieron igual de precisos con cuatro triunfos y dos derrotas.

En conclusión, el gran valor del Team chileno fue la unión. Equipazo. En todas sus líneas se cuadraron para complementar. Aunque sí hubo muestras que en esta modalidad hay quienes juegan muy bien. Natalia Villavicencio sufrió sus únicas dos derrotas el primer día. Luego despegó y se mantuvo en el aire siendo la gran estrella del equipo chileno. Una de las sorpresas.

Carlos Bustos y Gabriel Morgan también se lucieron en su debut de este torneo. El primero respondió con cuatro triunfos en match, mientras que Morgan fue la pieza clave para complementar con Niemann. Ambos aprobados y dieron el sí para volver a jugar con total tranquilidad este campeonato.

En sí, buena actuación de todos. Es decir, hay futuro para el golf chileno. Y se demostró. Mientras que Vargas y Hurtado dieron la gran lección que para jugar bien este deporte hay que creer. Con gran esfuerzo, dieron el ejemplo de lo que es amar este deporte. Así han tenido una carrera de aficionados a la que cualquiera desearía tener.