Foto: Golf Channel LA.

Comienzo de semana y cuando faltan solo tres días, dos latinos sufireron con el robo de su celular y para peor, a otro se les perdieron sus palos. Brasil, país conocido por sus brujerías, pudo haber puesto algo de su magia en estos dos jugadores. Quizás decirlo podría sonar estúpido, pero lo cierto es que tanto Felipe Aguilar como Emiliano Grillo fueron víctimas en Río 2016.

Quien la tiene más complicada es Grillo. Al argentino, desde que se embarcó en Miami con conexión en Nueva York y Sao Paulo, llegó a Río sin sus palos.

Un grave problema porque a pesar que llegarán, al menos, antes de la partida, practicar sin tus palos es perjudicante. Hay que pensar que estos están hecho a manos para el jugador con medidas exactas para el swing y lo demás.

El chaqueño manifestó su molestia en Twitter y luego le puso su cuota de humor. «Si fuese Pokepalos, ¿estarían todos buscando o no?» en referencia al juego de moda Pokemón Go.

En caso de que no llegue la bolsa, Grillo ocupará palos prestados y de todos modos perdió y perderá horas valiosas de práctica en el Campo Olímpico de Golf. Una desafortundao momento que esperamos que se arregle para mañana.

El otro latino fue el chileno Aguilar. Al menos, nada tuvo consecuencia en su juego. Pero claro que en su concentración, porque al valdiviano le rebaron el domingo su celular mientras mantenía su día de práctica.

Me sustrajeron el celular y los audífonos. Fue mala suerte. Entraron a mi pieza mientras yo estaba entrenando”, dijo el actual  en diálogo con AS Chile.

“Deben haber sido las personas de aseo, porque teníamos todo con llave”, finalizó.

Esperamos que nada tenga consecuencia en el juego de ambos, que debutan este jueves, cuyas salidas están listan para dar el puntapie de Río 2016, válida por la competencia del golf.