Zimbio.com

Mark Tullo brilló en la cuarta ronda de la final del Q-School para entrar al European Tour. Sin embargo, el esfuerzo depositado no alcanzó para mantener con vida al «Escocés».

Hoy era el corte en el PGA Catalunya Resort y tenía que pegarse un buen salto para superarlo. Su vuelta venía firme, sobre todo con el final. Sí, en el hoyo 5 hizo un doble, pero despertó en seguida. En el siguiente apuntó un birdie y siguió haciendo lo mismo en la próxima vuelta. Así, en total se pudo bajar cuatro veces más para entregar una tarjeta de 67 (-3) que lo dejaba +1 en total.

Su birdie en el 18 trajo buenas sensaciones. Porque posibilidades quedaban de clasificar dependiendo de lo que hacían los demás. No fue así. Las cosas no se dieron esta vez para Mark, que le faltó un golpe para llegar a las últimas dos rondas.

El chileno pasará otro año más en el Challenge Tour. Dos años llevará sin jugar en el European Tour. Lamentable para Tullo que en su momento se acostumbró estar dentro de la elite del Viejo Continente. Así es el golf, golpea duro cuando no estás en tu mejor episodio. Mark reaccionó,  pero un poco tarde. Porque a principio de año empezó flojo hasta que los buenos resultados salieron sobre el final de temporada.

Ahí no alcanzó a llegar a la final del Challenge, pero si le valió para la Qualy y un golpe lo separó de esa ilusión. Será otro año de aventuras, en las que el otro chileno, Nico Geyger, lo estará acompañando.