Foto: PGA Tour
Justin Thomas tiene 24 años y Xander Schauffele 23. Los dos han celebrado este domingo porque uno ganó la FedEx Cup y otro el Tour Championship. Son dos jugadorazos. Partiendo por el swing de cada uno y en cómo se paran en la cancha.
Vamos por el mejor jugador del año. Justin Thomas ganó la FedEx Cup con cinco triunfos en su temporada, entre ellos el PGA Championship. En el Tour Championship colocó su último hechizo para llevarse los diez millones de dólares al quedar 2°. Más allá de sus logros, es bueno hablar de cómo juega el golf. No somos expertos para descifrar su secreto, pero detectamos que tiene una confianza enorme para cada tiro. No duda. Pega golpes decisivos como ese eagle que anotó para subir al liderato el viernes pasado. Y cuando se le presenta la oportunidad, pocas veces falla. Golfista atómico.
Xander Schauffele, por su parte, vive un sueño. En su primera temporada en el PGA Tour gana el Tour Championship y quedó 3° en la FedEx Cup. No es un novato más. En su primer año terminó peleando e imponiéndose ante jugadores de la elite mundial. No se achica. Su swing es magnífico y maneja a pulso el ritmo.. Llegará lejos y sobre todo cuando le viene la confianza. Sí, porque después del pasado US Open donde salió 5°, ganó dos torneos, acabó siete Top 25 en once eventos y solo falló un corte. Prepárense, porque estará a la altura de los grandes. Esto no fue un chispazo. Nadie que haya sido el tercer mejor jugador del año desaparece del granado mundial de golf.
¿Qué se nos viene ahora? Año tras año aparecen más y más jugadores de épocas. Este año fue Justin Thomas, Jon Rahm y Xander Schauffele, entre otros. La competencia es durísima y nadie se quiere quedar afuera. Nosotros, los aficionados, tenemos que entender una vez por todas que el golf tendrá uno, dos, tres y más exponentes en esta competencia feroz.