Foto: Puro Golf

Matías Calderón ha arrasado en la tercera ronda de la primera fase del Q-School para el Sunshine Tour. Una vuelta intratable de 67 (-5) lo ha metido directo en el cuarto lugar. 

Matías ha actuado en su salsa. Tiró una de esas vueltas como las suyas, sin miedo y aprovechando cada oportunidad que se le cruzaba en el State Mines CC. Como un cazador buscando su presa. Ahí fue que su instinto asesino despertó en los segundos nueve cuando despachó un eagle en el 10 y otros dos birdies en los siguientes. 
Hoy no cabe duda que estuvo fuera de serie: Sin Bogeys y empatando la segunda mejor vuelta del día (Hubo un 66 y tres 67). Decíamos ayer que el chileno actuaba con una mente fría. Sí, no deja de ser cierto porque en los últimos 36 hoyos solo ha provocado un bogey. Es un golfista sabio. En los primeros nueve hoyos no anotó más que pares hasta que fue el ataque en el regreso. Son de esos jugadores que saben pegarle muy a la pelota, pero a la hora de jugar su estrategia vale un 70%. O más. 

De esta manera, el chileno se pone a cinco golpes del puntero Danie Van Niekerk. Si anda jugando así nos imaginamos que a eso apuntará este viernes: a la caza definitiva del líder. En todo caso, el principal objetivo está más más cerca que nunca y Matías está bastante más adentro que afuera para la siguiente fase del Q-School. 

LEADERBOARD