Foto by Getty Images North America

Pasaron 36 años para que un torneo de dobles se volviera a celebrar en el PGA Tour. Finalmente el Zurich Classic, organizado en este formato, ha sido un éxito a través de un desenlace realmente emocionante. 

Por falta de tiempo las parejas de los estadounidenses Kevin Kisner, ganador del Chile Classic 2012, y Scott Brown jugaron un desempate este lunes contra el sueco Jonas Blixt y el australiano Camerón Smith. Pero antes de llegar a esto el escenario fue heroico. Los norteamericanos disputaban este domingo el último hoyo del torneo con un palo de desventaja. Kisner tenía un chip de 30 metros para eagle. No había otra opción que embocarla para forzar el playoff. Milagro. Si la tira 50 veces más seguramente no la metería. Pero su convicción y con la seguridad con la que tiró hizo que chocara con la bandera y pudiera caer. Notable. Celebración eufórica.  Cómo no.

Debido a que la jornada empezó con seis horas de retraso, el desempate no se pudo desarrollar. Así que este lunes ambas parejas fueron al 18 para definir el título. Fueron dos veces a ese hoyo e hicieron par. Lo mismo cuando se fueron al par 3 del hoyo 9. En el cuarto y último intento fue el australiano Smith quien embocó el único birdie en el 18 para que se llevaran la victoria con el sueco Blixt. 

Curiosamente Smith era el único de los cuatro que no había ganado en el PGA Tour y aquí ha saboreado su primer triunfo que lo mantendrá con la tarjeta del circuito por dos años más. Este jugador dará que hablar. Tiene 23 años y llegó al circuito mediante invitaciones. Así, al margen de buenos resultados, obtuvo la membresía, la misma forma que la consiguiera Jon Rahm y Jordan Spieth. Ojo. Solo tres australianos han ganado en el PGA Tour en los últimos 30 años con 24 años o menos: Jason Day, Adam Scott y ahora Cameron Smith. Un futuro crack está por venir. Además , junto a su compañero Blixt, clasificaron al The Players Championship y PGA Championship. 

Ha sido un éxito y real oportunidad este torneo que se jugó en dobles (dos días foursomes y los otros dos Fourball). Los ganadores tuvieron los mismos puntos FedEx Cup como si hubiesen llevado el triunfo en un campeonato individual, además de las clasificaciones mencionadas y la membresía del Tour por dos años. 

También ha sido una oportunidad para otras parejas que pendían de un hilo en el PGA Tour. Por ejemplo, los argentinos Angel Cabrera y Julián Etulain necesitaban de buenos resultados para sumar puntos y subir escalones para entrar a los campeonatos que vienen en el calendario. Preciso. Quedaron T5 y Etulain, que era el que más estaba en problemas, conquistó un Top 5 que le traerá un pulmón para lo que viene.

Una mención especial para Kisner, un norteamericano que tiene una relación especial con Chile. Su triunfo en el Chile Classic 2012 lo mantuvo con tarjeta en el Web.com para regresar al PGA Tour, además que jugó con Toto Gana en el día de práctica para el Masters y mantiene amistad con Benjamín Alvarado. Hoy no pudo conquistar su segundo título en este Tour. Pero ha podido mantenerse y con este resultado probablemente asegurará la tarjeta. Otro y gran motivo para que vuelva el Chile Classic (¡Lo pedimos a gritos!) porque sin este torneo Kisner no hubiese podido realizar la acción milagrosa para provocar uno de los momentos más emocionantes del golf en el último tiempo.