Foto: José Miguel Jaramillo
“Como estoy jugando, podría tener un muy buen año en el PGA Tour”. Ese comentario fue de Mito Pereira, luego de ganar en Cachagua. Y el chileno no se refería al PGA Tour Latinoamérica. No, al americano. Y sí, suena muy descabellado, pero luego de acumular su tercera victoria consecutiva y cuatro en sus últimos torneos, da para cuestionarse si es que el reciente campeón en Rocas de Santo Domingo, en este momento, es capaz de jugar en el circuito más prestigioso del mundo.
Pereira ganó el Abierto Rocas de Santo Domingo con un golpe de autoridad. De punta a punta, igual que en Cachagua y Marbella. En 2019 ha sido líder en casi todas las rondas que ha jugado, 10 en total, misma cantidad de tarjetas bajo 70 y un 71 (-1) en la última de Las Rocas. Es decir, este año no ha visto tarjetas de par ni más. Una locura el nivel de Mito, que se ha recuperado del hoyo que cayó en 2018, donde su fórmula fue reemplazar el drive al Ping 400 y sobre todo cambiar la actitud con su nuevo psicólogo deportivo.
Mito remató su faena en Rocas de Santo Domingo con una vuelta de 71 (-1) para coronarse con -19 en total, acumulado que empató el récord en el torneo. Su victoria, además, fue en un evento válido por las DEV Series del Desarrollo, lo que en teoría, es su segundo triunfo consecutivo en esa mini gira perteneciente al PGA Tour Latinoamérica.
Chile le ha quedado chico a Pereira y si mantiene este nivel en el año, probablemente vuelva al Web.com Tour en gloria y majestad.