Foto: Masters
Costaba creer que al principio del Masters Tiger Woods iba a jugar en la última salida del domingo. Hay que decir la verdad en todos sus aspectos y aunque Woods volvió a su nivel, nos esperábamos más de Rory McIlroy que del californiano y sucedió al revés.
Tiger revivió emociones únicas este sábado, luego de completar una ronda de 67 (-5), que lo ayudó a alcanzar el segundo puesto con -11 y a dos del líder. La euforia que provocó en el público fue única como, por ejemplo, en el 16 cuando anota un birdie que lo regresaba a un sitio que no veía hace mucho tiempo en Augusta National: Ser líder. Único e inigualable. Por mucho que Tony Finau metiera birdies en modo festival, en ninguno de ellos provocó lo que Tiger embocaba. Esa es la verdad, porque todos jugarán en público visitante este domingo, salvo Woods.
Con mucha frialdad, sin embargo, llega Francesco Molinari, a quien hay que sacarse el sombrero. Un tipazo. Serio, pero muy sonriente a cuando alguien lo alaba y tiene un lado carismático en su golf que también dan ganas de verlo en acción. Que juegue con Tiger en la última salida es un espectáculo con todas sus letras: En este momento, Molinari es amo y señor de Augusta National. En total va -13 y en 54 hoyos solo ha hecho un bogey, mientras que ninguno en los últimos 36. Un hueso duro de roer.
Tony Finau se metió en la pelea de lo lindo, después de firmar una tarjeta de 64 (-8) para empatar con Woods en el segundo puesto con -11. El estadounidense trabajará con la presión y el vértigo, y si los supera, puede ser un ganador justo del Masters, porque cualidades ha demostrado hace tiempo para ganar un Major.
Ojo también con los que vienen atrás, el Masters se jugará en la mañana, por lo que un potente score, como el de Finau y Simpson, puede causar mucho efecto. Está, por ejemplo, Brooks Koepka (-10), luchando como siempre y que no va a dar tregua. El Masters está abierto, pero no hay ninguna duda tampoco que Molinari está en un peldaño arriba y ha puesto en fila a todos. A ver si alguien esquiva sus golpes y derrota al italiano para ser el último pie en Augusta.

Comentarios

Comentarios