Foto:www.sport.es

Las amenazas que prometió Oakmont en el primer día del US Open se tuvieron que atrasar. Es que hoy fueron tres suspensiones parciales para detener totalmente el juego  y completar la ronda este viernes.  En eso, solo nueve jugadores alcanzaron a finalizar los 18.

Y claro, algo que prometía esta cancha fueron los greens duros. Producto de la lluvia sucedió lo contrario. Los jugadores se encontraron más lentos sus putts y todo lo contrario con lo que practicaron en la semana, mientras que los fairways estuvieron  receptivos. Bueno, en resultados, el liderato momentáneo quedó en manos del estadounidense Andrew Landry, que llegó al 8 (partió desde el 10) con -3.

Empatados con dos bajo en el segundo puesto se ubicaron Bubba Watson y el neozelandés Danny Lee. Bubba, que culminó 5º en la última vez que este torneo se jugó en Oakmont, detuvo su recorrido por el 14, mientras que Lee lo hizo en el 13.

De los tres latinos solo Emiliano Grillo alcanzó a jugar. El chaqueño se encontró con duras condiciones climáticas y del propio Oakmont. De esa manera llegó hasta la bandera del 11 con +4 en el puesto 38º y mañana tiene mucho trabajo por hacer. Cabrera y Ortiz tendrán que partir mañana y disputar más que 18 hoyos, dependiendo qué dicen los cielos.

Algunos cracks favoritos alcanzaron disputar su ronda y otros no.  Jordan Spieth, defensor del título y que partió desde el tee del 10, tuvo un buen comienzo. Un birdie lo dejó en la parte alta del tablero. Sin embargo, dos bogeys más hasta la bandera del 2 lo hicieron pausar con uno sobre el par para ubicarse 16º. Mientras que Rory McIlroy nunca se vio cómodo en la jornada, anotándose cinco bogeys y solo un birdie hasta el hoyo 13 para quedar 38º con +4.

Day, García, Mickelson y Dustin Johnson, entre otros, deberán esperar hasta mañana. El US Open y Oakmont todavía no dan luces de su real comienzo.