Sin duda que el golf chileno dio un salto muy importante con la llegada de Joaquín Niemann al PGA Tour hace un par de años. Eso mismo, ha hecho olvidar lo que era antes la alta competencia para algunos jugadores de manera internacional, sobre todo por el lado femenino.
En ese sentido, Nicole Perrot fue probablemente la jugadora que más ruido hizo con sus resultados en el extranjero, lo que comenzó a crear más interés en el público y por supuesto, en empresas privadas.
Desde que dejó la actividad el 2008, justamente cuando se desempeñaba en el LPGA Tour, su nombre dejó de aparecer en campeonatos y hasta hoy en día, su relación con el golf es más bien lejana, dedicada solamente a algunas clínicas y actividades puntuales.
«Después de que uno juega tan competitivamente, uno va sufriendo la cancha, comparándose con cómo era antes, no va divirtiéndose o riéndose si uno le pega mal a la pelota. Los tiros que ahora no salen dan rabia. No voy relajada, me digo que tengo que superarlo, pero después de tantos años, es el único deporte que me frustra».
La gran presión mediática que se le ha puesto a Joaco luego de su llegada al primer nivel no es para nada novedad, según explica Perrot. La gente está acostumbrada a que si gana una semana, tiene que volver a hacerlo rápidamente.
«Que Joaco no se enfoque en las cosas que no se tiene que enfocar, me imagino que ahora va a empezar a mirar ganar un major, peor ahí, hay una diferencia gigante. Tiene que ir paso a paso. Y que no todo lo que se genere en Chile le afecte, porque a uno le afecta tener que estar dando explicaciones«.
Además, explica que aspectos de su juego son los que más le llaman la atención. «Me gusta su templanza, me sorprende que a los 20 años se vea tan sereno. Me impresiona el swing, le pega derecho y fuerte. Su estructura física es buena, flaquito, flexible, alto«.
En el futuro podríamos volver a ver el gran nivel de Perrot en torneos nacionales, aunque esta vez ya no como profesional, tal como ella indica: «Volveré a hacer el trámite (de ser amateur) porque ser rentada en Latinoamérica es inútil, no hay dónde jugar. Si hubiera, me motivaría a entrenar, pero como no es así y se ve lejano«, cierra.
Te invitamos a revisar la nota completa publicada por el sitio online de La Tercera aquí.

Comentarios

Comentarios