Foto: www.sandiegouniontribune.com

Vamos viendo de a poco el ritmo de Joaquín Niemann. Hasta ahora es como un corredor de 100 metros, que parte suave para terminar estrechando su cabeza al 100% en la meta. De menos a más. Así lo ha venido mostrando en su show del Toyota Junior World Cup y Junior Invitational, sus dos triunfos seguidos y recientes. Ahora lo repite, como si fuera rutina, en el US Junior Amateur.

Joaco finalizó la etapa de clasificación para lo match con una vuelta segura de sí. Fue tan seguro ese 69 (-3) que lo llevó al 8º lugar con -3 y espera cómodo su rival, pero alerta. Porque ahora comienza otro sistema totalmente distinto al Stroke Play. Ese donde la fuerza mental es tan fundamental como meter putts. Con 17 años, el mismo chileno tiene experiencia en estas situaciones.

«Mi resultado me da harta confianza para el Match play. Obviamente, además del golf, en el match el que va con la mejor actitud tiene una gran ventaja, así que debo enfocarme en tenerla», aseguró.

Hasta ahora, en juego, Niemann es de temer. Hoy en el The Honors Course comenzó al ataque con dos birdies en el 2 y 3. Después de dos bogeys, se logró bajar de nuevo en el el 18 (empezó desde el 10). Para los segundos nueve del 2 al 7 no hubo pares en su tarjeta: no paraban de repartirse combos en esos cinco hoyos contra la cancha, donde hizo cuatro birdies y dos bogeys.

Para mañana,  Joaco disputará su match con Tommy Kuhl a las 8.45 hora local (la misma que en Chile). Se enfrentará un chico estadounidense de 16 años, que en los papeles fue destacado durante el 2014 en su categoría, ganando algunos torneos nacionales. Mientras que en el Stroke Play, fue uno de los últimos clasificados con vueltas de 74 (+2) y 76 (+4). Pero, en este sistema de juego, nada vale más que el hoyo a hoyo.

El otro latino en juego, el costarricense Paul Chaplet, avanzó un puesto para quedar 18º y acceder a los Match. Esto, tras una tarjeta de 73 (+1) para culminar uno sobre par en total. El centroamericano tuvo una vuelta con tres bogeys y dos birdies para mañana enfrentarse al chino Sampson-Yunhe Zheng, que clasificó 16º con par.

Se viene un bonito duelo. Al menos en el Stroke Play, estuvieron muy parejo los dos y los papeles dicen que será una batalla dura para el costarricense que juega a las 12.45 de Tennessee, Estados Unidos. Igual que para Niemann. No es fácil lo que se les viene, sobre para adaptarse y agarrar el ritmo necesario para llevar siempre la delantera. Vamos.