Foto: Getty Images
Si Joaquín Niemann hubiese terminado sus últimos cuatro hoyos en par durante la segunda ronda del Abierto de Cachagua, estaríamos hablando de otra historia, probablemente de un Mito Pereira que iba a definir el título con Carlos Baquedano, autor de un 65 (-7) que lo tiene posicionado en el tercer puesto con -11. Joaco, sin embargo, hace que el golf sea una caja de sorpresa, sobre todo cuando se trata de él.El jugador del PGA Tour, en realidad, terminó con un vueltón de 63 (-9), donde tres partes del score fue logrado en los últimos cuatro hoyos. Joaco se despidió de la segunda ronda con un águila en el 15, dos birdies en los siguientes y otro águila en el 18 para rematar una faena entre épica e histórica. Y es que Niemann tiene esa virtud del factor sorpresa que convierte el golf en un deporte vistoso y no plano. Esas cualidades la vemos en grandes golfistas, que pueden parecer lejos del objetivo, pero que en cuatro hoyos cambian el final de la película. Si el chileno está abajo en la última ronda, no hay que ser experto de que tendrá altas chances para dar vuelta un resultado.
Buen grupo final tendrá el Abierto de Cachagua este domingo. Niemann lidera con -14 y lo sigue Mito Pereira con -13. Duró apretón entre titanes del golf chileno. Y ojo que a esa lucha se podría colar perfectamente Baquedano, quien no le tembló la mano para jugar con Joaco este sábado y hacer un brillante 65 que lo mantiene en la pelea con -11. El “Flaco”, incluso, puede ser una carta de sorpresa si juega el mismo nivel que exhibió hoy.

Comentarios

Comentarios