El Campo Olímpico de golf ha dado su primer aviso. Con -4 se lidera, entre tres golfistas, el Abierto do Brasil del PGA Tour Latinoamérica. No es un comienzo arrollador, pero deja en el tintero de que los próximos días el campo no será aquella que le inviten todos los tragos. 

Entre los cinco chilenos presentes han destacado Hugo León y Joaquín Niemann. Ambos son los únicos de la armada que bajaron el par y firmaron un 70 (-1) que lo deja T20. Más que mal están solo a tres golpes de los punteros. Mientras que Benja Alvarado y Cristóbal Del Solar empezaron con vueltas de 72 (+2) y han quedado justo en la zona del corte. Christian Espinoza, en tanto, empezó con tarjeta de 74 (+3).

La remontada de Niemann merece punto aparte. Joaco empezó en los primeros nueve hoyos con 40 golpes. Sufría, de frentón, con dos dobles bogeys y tres bogeys en sus cinco hoyos iniciales. Imagínese. La situación era anómala, pues el Número 1 del Mundo Amateur iba +6 y ni siquiera llevaba la mitad de su recorrido. Lo que sucedió después fue impresionante. No se subió más en su vuelta y apretó duro los dientes. Es que a partir del 16 (partió por el Tee del 10) anotó siete birdies. Solo en cinco hoyos hizo un respiro para hacer par, pero en los otros siete actuó como una bestia con sus presas. La visión de su tarjeta es increíble: pasó con 40 en sus segundos nueve y en los otros hizo 30. Arrollador. 

Los punteros son de tres países: el mexicano Oscar Frausto, el colombiano Nicolás Echavarría y un sorprendente amateur argentino, Andrés Montenegro, quien está dando mucho que hablar del golf en ese país.