Foto

Estados Unidos necesita ganar la Ryder Cup 2016. Tres derrotas consecutivas y otra más no suena gracioso. Por eso es que el equipo estadounidense se armó con Tiger Woods y James Furyk como vicecapitanes. Y Tiger ya está metiendo manos para volver a la victoria.

Y, en ese sentido, Phil Mickelson ha sido el más impresionado. Ayer, para Golf Channel, aseguró que  “estoy muy contento de ver lo implicado que está Tiger en la Ryder, la cantidad de tiempo que ha dedicado a pensar en el torneo. No me puedo creer las conversaciones que hemos tenido los dos esta semana, lo ha estudiado todo al detalle, las posibilidades, las relaciones, los jugadores… No sólo ha analizado los partidos que podrían jugar cada jugador, sino hasta la posición en el orden de salida. Él nos ha preparado un plan realmente bueno, muy sólido y será muy fácil seguirlo. Estoy muy impresionado”.
Tremendo comentario. No creo que el zurdo haya estado exagerando. Además, se nota un Tiger aburrido por estar lejos de la competencia. Y, con un triunfo estadounidense, con Tiger como protagonista, será el mejor regreso del californiano. Veremos qué sucede el próximo 29 de septiembre cuando Estados Unidos trate de cortar a un equipo europeo que viene muy motivado.