Cortesía foto: Little Rock

Matías Calderón comenzó con mucha fuerza en el Ghala Open, penúltimo torneo del Mena Tour disputado en Omán. Un 68 (-4) lo dejó empatado en el segundo lugar y a dos golpes del puntero.

Grandioso por el chileno. Nuevamente arrasó a punta de birdies. La semana pasada hizo récord de cancha con un 62 y ahora no fue la excepción. En el recorrido hizo seis birdies, tres de ellos en los últimos seis hoyos en una cancha que desde el tee es complicada. Mala salida y asume problemas. Pero Matías se las arregló. Y su gran fórmula fue el putt. El juego sobre el green ha estado sólido desde que cambió el enfoque en ese tiro. Menos preocupación de meter y más concentración en pegarle bien. La pelota ha llegado sola al hoyo con esa estrategia.

«He trabajado demasiado en el putter. Hace mucho tiempo y por fin se están viendo mejorías. Lo más importante ha sido un cambio en la manera en que miró los putts. La forma de pensar. Un enfoque distintos a la hora de pegarle. Antes me centraba mucho en tratar de meternela en vez de pegarle bien. Me metía presión a mí mismo», reflexionó el ex jugador de Little Rock.

«Estoy tranquilo mentalmente, que es una de las cosas que más he trabajado en el último tiempo. Así que contento, pero no satisfecho aún. Queda mucho golf por jugar», remató.

Matías ha sabido imponese en la hierba Ghala Golf Club. No solo por su golf, gran parte también por la mentalidad. Eso sí es una cancha dura. Muchos vivieron pesadillas. Uno de ellos Antonio Costa.  Frustrante para el valdiviano, porque cayó en la trampa de la cancha. A pesar de haber apuntado 15 greens, una tarjeta de 79 (+7) dejó sin explicaciones. Una mala partida provocó un cuadruple bogey. Mientras que en los putts tampoco vio la precisión, otra fatal conscuencia que le negó el registro de birdies en la vuelta cuando tuvo 15 oportunidades para hacerlo.

Pero el chileno está convencido. «Mañana será mejor», afirmó. Asumió que no aprovechó las oportunidades y pagó caro en los errores. Pero todavía quedan dos rondas. Una caída para levantarse. Así hay que tomarlo. Un par de vueltas bajo par no lo llevaría a la puntería, pero sí sería suficiente para defender su puesto en el Orden de Mérito.

Así se va otra ronda. Dispar para los chileno. Calderón seguramente saldrá a buscar su primer título de forma general en el Mena Tour. Pero a su modo, sin presión y con su propio enfoque. Mientras que Costa tendrá la difícil misión de superar a una cancha que le convirtió en un debut de pesadilla.