LAAC/ Enrique Berardi
Si usted cree que por su edad es tarde para hacer cosas grandes en el golf, está equivocado. El Latin American Amateur Championship es la mejor instancia para cumplir tus sueños, aunque no sea a tiempo.
El guatemalteco Alejandro Villavicencio es el mejor ejemplo de lo que hablamos. En la primera ronda del LAAC empezó con una vuelta de 65 (-5) y se ubica 2º , a uno del puntero Julián Perico. Imagínese, por un instante, que tienes 37 años, juegas golf por entretenerte, administras un restaurante y comienzas en los primeros lugares de un torneo que entrega un cupo para disputar el Masters Augusta. Bueno, todo ese escenario lo cumple este jugador, donde a sus 37 años es imposible que no se le haya cruzado por su mente la idea de pisar el Augusta National cuando finalizó 2º en la primera jornada.
Aunque todavía quedan tres rondas, existe una posibilidad que se provoque ese escenario. Sería épico. En el caso de seguir entre los mejores, rompería todos los esquemas de la idea que tiene este torneo para el ganador. Claramente está creado para hacer un semillero de golfistas en esta zona y sucedería lo contrario. Un golfista aficionado, muy bueno por supuesto y que juega todos los fin de semana por divertirse, podría disputar el Masters Augusta como si nada. Un claro y gran ejemplo para aquellos que todavía redondean los 30 años y que si se proponen, podrían entrenar para participar en el LAAC. Otro cuento. Piénselo.
De todas maneras, veremos cómo se mantiene este jugador, que desde ya tendría que alcanzar al perauno Perico. El incaico vive lo contrario. A sus 17 años se puso al mando de este torneo y se ilusiona para cumplir ese sueño de cualquier golfista adolescente. Mientras, los chilenos tendrán trabajo este viernes si quieren alcanzar a estos dos jugadores. Toto Gana (-2) es el más cercano y hoy sale en la mañana para poner presión.