Foto: Memorial Tournament
Por Edward Lackington
Cuando hace un año Joaquín Niemann debutaba como profesional en el Valero Texas Open, las expectativas de un resultado importante eran bajas. Venía de no pasar el corte en el Masters. Ahí fue entonces cuando le pregunté a uno de los golfistas profesionales más destacados de Chile, a quien no prefiero relevar su identidad: «¿Qué probabilidad hay que Joaco termine en un Top 10?» Ya con la información de las primeras dos rondas, donde hizo 72 (par) y 70 (-2), la respuesta fue categórica: «Ninguna posibilidad».
Ese fin de semana en el TPC San Antonio, Niemann cerró con dos rondas de 67 (13 birdies y tres bogeys), que lo ubicaron en un espectacular sexto lugar. Además, terminó a lo grande su actuación en Texas con sendos birdies en el 16, 17 y 18. Hasta aquí en nuestra cultura lo podríamos llamar y Lucho Jara también “Un golpe de suerte”. Sobre todo si después vienen dos campeonatos que no pasa el corte. Luego viene el Fort Worth Invitational y finaliza T8. Pero el “problema” de la primera impresión se cierra en el Memorial Tournament, cuando es líder el primer y segundo día (además de la entrevista de Jack Nicklaus que recorrió el mundo) y el cuarto día jugando mano a mano con Justin Rose por el trofeo terminando en un increíble T6, que representa cerca de un 30% de los puntos que componen su ranking mundial.
En el PGA Tour, Niemann pegó fuerte de entrada y eso trajo a destacados sponsor como Rolex, Mercedes y Avocados Chile, además de Adidas y Ping. ¿Extraordinario, no? Sin embargo, tras este explosivo comienzo, hay otra a cara de la moneda. Es que las expectativas por las actuaciones de Joaco se fueron a las nubes y para simplificar: Satisfacción = Realidad – Expectativas. Entonces, aumenta la presión por seguir destacando y aparece la ansiedad que es tan mala como apretar el grip al momento del impacto. Cierra la temporada logrando la tarjeta del PGA Tour, full status para el 2019 sin medirse en ningún torneo de las Web.com Tour finals, como era su objetivo inicial.
De vacaciones por Chile, juega el Abierto de Los Leones ganando con récord histórico de cancha y como dicen en México: “Con una mano en la cintura”. En el Abierto del Sport Francés jugando modo “Chill” y en Cachagua T2 frente a un Mito Pereira mostrando su mejor golf que nos hace creer que en algunos años lo podremos ver acompañando de Niemann en el PGA Tour, ya que realmente nos demostró que está a otro nivel. Recordemos que durante esta temporada veraniega en Chile, Pereira ganó tres abiertos consecutivos y hace unas semanas terminó 2° en el Buenaventura Classic del PGA Tour Latinoamérica.
Su temporada 2019 ha sido así: 14 campeonatos jugados, 10 Cortes superados y un Top 10. $250.000.000 en premios. Parece poco para la primera impresión que nos causó Joaco, pero para cualquier joven de 20 años es toda una proeza.
¿El 2018 mejor que 2019? Hasta el momento, claro que sí. Lo importante es revisar todos los temas relacionados con el éxito de un deportista de alto rendimiento desde los aspectos técnicos, mentales e incluso el network en que se relaciona. De seguro Joaco nos va seguir dando grandes alegrías golfísticas, así que todo nuestro apoyo para él.
Prefiero que alguien diga “I feel like a tour player now. I know I can Beat these guys” con 19 años a es «difícil competir contra mis ídolos». Mejor pasar por fresco que por ganso como dice un amigo mío.
Nada que demostrar y todo por ganar!. Vamos Joaco!

Comentarios

Comentarios