Pat Perez walks to the first green during the first round of the Tournament of Champions golf event, Thursday, Jan. 5, 2017, at Kapalua Plantation Course in Kapalua, Hawaii. (AP Photo/Matt York)
«Tiger Woods sabe que no puede ganarle a nadie». Así de tajante fue Pat Perez, ganador de dos PGA Tour, en el programa de radio SiruisXm del propio circuito norteamericano.
En los medios estadounidenses de golf y del mundo esta declaración ha causado revuelo. Pero sobre todo por lo que dijo después: «Tiene una nueva empresa que comenzó, así que debe mantener su nombre en el candelero para que todo siga en marcha. Se dejará ver en algunos eventos, intentará jugar, enseñará su bolsa Monster, su drive de TaylorMade, hablará por la tele, vestirá la ropa de Nike… Tiene que mantener esos temas relevantes, pero lo más importante es que sabe que no puede vencer a nadie», publica Ten Golf en su sitio.
Esta es una acusación que trae mucha verdad. Aunque duela. En otras palabras, Perez señaló que los regresos y retiros de Tiger son marketing. Hay que promocionar sus productos que representa. Pero por competición se ven pocas ganas por el norteamericano. Sea o no cierto los espasmos de la espalda, hay una cierta intención de no jugar tras retirarse en Dubai y borrarse del Genesis Open y el Honda Classic.
Queramos creer o no, algo en cierto tiene Pat. Otra duda que dejó caer el estadounidense es sobre la presencia de Tiger en el Masters. «Si no está en Augusta, se acabó, puedo decirlo ahora. Personalmente, no creo que le vuelvas a ver este año, creo que está fuera», añadió. Tajante.
Eso sí, hay que tener cuidado con lo que se dice. Podemos estar equivocados. Las vueltas de la vida son muchas. Poque si Tiger vuelve al menos con una victoria, muchas bocas se tendrán que tragar sus palabras.