Getty Images
Chilenos tuvieron un potencial arranque en el Q-School del PGA Tour Latinoamericano, disputado en Las Praderas de Lujá, Argentina. Benja Alvarado empezó en el T7 y Christian Espinoza en el T12.
Todavía faltan tres rondas, pero ambos están clasificando, aunque con diferente estatus. Pero sin duda que hasta el momento es un tremendo comienzo para los nacionales. El camino para conseguir la tarjeta del PGA Tour LA empezó despejado.
Benja despachó una tarjeta de 69 golpes (-3). Bien por el ex PGA Tour, que tuvo poco ritmo de competencia en el 2016. Pero ahora, en primera instancia, le ha quedado las puertas abiertas para empezar dede cero en este circuito. Hasta el momento, cuando todavían faltan jugadores por terminar, Alvarado se ubica empatado en el sexto lugar, conservando el tercer mejor score de la jornada y a dos del puntero local Santiago Bauni.
Espinoza también va por el buen camino. En los segundo nueve hoyos se afirmó con dos birdies para marcar el 70 (-2) que lo ubica T11. Aparte de calidad, el esfuerzo de este jugador es admirable. En el 2016 no mantuvo la tarjeta en este Tour y volvió a Chile para quedar afuera de dos cortes consecutivos en el Polo y Cachagua. Así cualquier se frusta. Así, a punta de coraje, quedó 2º en Marbella y la semana siguiente ganó en Rocas de Santo Domingo. Ahora, nuevamente, luchando. Pura sangre.
Patrick Simard, de madre chilena, firmó un 76 (+4) y se le complicaron las cosas. Pues para conseguir la tarjeta completa del 2016 hay que ganar el torneo, mientras que para la primera mitad quedar entre el 2º puesto y 11º. El restante hasta el lugar 30º tendrán condición especial para algunos certámenes. Así, Alvarado estaría quedando adentro, mientras que Espinoza está a un paso del objetivo, solo un golpe lo separa para situarse entre los primeros once.