Este domingo fuimos testigos en vivo del segundo evento de golf que se ha logrado desarrollar en Estados Unidos para lograr recaudaciones benéficas. Si bien en un principio fueron Rickie Fowler, Rory McIlroy, Dustin Johnson y Matthew Wolf, esta vez tuvimos otras superestrellas del deporte mundial en acción.
Tiger Woods junto a Peyton Manning (ex jugador de la NFL) vencieron a Phil Mickelson y Tom Brady (estrella en el Fútbol Americano) en un entretenido duelo que demoró más de 4 horas y media en el Medalist Golf Club. A pesar de la lluvia, los televidentes disfrutaron de esta nueva normalidad en el golf con solo jugadores en el campo.
En total se logró recaudar 20 millones de dólares que irán en ayuda de quienes más lo necesitan por el COVID-19, como por ejemplo instituciones que se dedican a enfrentar enfermos críticos. De hecho, hasta Brooks Koepka comprometió su ayuda tras perder una apuesta virtual con Brady.
De esta manera, nos acercamos rápidamente al regreso del PGA Tour y otras giras como el Korn Ferry Tour, quienes tienen programad su primera ronda de acción a partir de 11 de junio. Por ahora es incierto si se podrá evitar el contagio de coronavirus en sus jugadores y organización de cada torneo.
En latinoamérica, todavía son mínimos los países que han permitido el regreso del golf. Cómo se sabe, nuestro país tiene prohibida la actividad hasta nuevo aviso, pero en Uruguay, ya han comenzado a darse permisos para la apertura de algunos clubes. Eso sí, hubo algunos que nunca cerraron.
Por último, en Europa y Estados Unidos también han ido avanzado en la apertura de canchas. Aún es pronto, pero el European Tour podría anunciar novedades en los próximos días sobre la actualización de su calendario. Desde ya se anticipa que Reino Unido podría albergar cuatro torneos consecutivos para evitar los riesgos del coronavirus.