Foto

En el golf es tan rápido la caida, como tan veloz le levantada. Así es, porque la victoria de Rory McIlroy en el Deutsche Bank Championship, segundo playoff de la FedEX Cup, logró que el desbancara a Jordan Spieth para convertirse en el nuevo Nº3 del mundo.

El norirlandés recupera terreno. El punto máximo llegó cuando Henrik Stenson lo superó tras los Juegos Olímpicos. Pero luego de unas semanas, Rory se reinvidicó y ahora mira de cerca a los dos mejores.

La batalla está en juego. Porque habrá una apasionante lucha por liderato mundial. Rory le suspira en el cuello a Dustin Johnson (2º) y está a cuatro puntos de Jason Day (1º).

Con esto, el «Big Four» resurge (Day, Johnson, McIlroy y Spieth). Day nunca se escapó, Dustin como que se «apagó» desde su fuerte acelerada y Spieth no encuentra su juego. Es el momento preciso de Rory para atacar.

De los latinos, Emiliano Grillo sigue liderando en la región (26º), seguido por su compatriota Fabián Gómez (67º), el venezolano Jhonattan Vegas (76º), el paraguayo Fabrizio Zanotti (148º) y el chileno Felipe Aguilar (256º), entre otros.

Si hay otra cosa que destacar es la subida de Patrick Reed. El estadounidense está 8º en el ranking y logró su mejor posición en su carrera, luego de ganar el el Barclays y 5º en el Deutsche Bank. Además, lidera la FedEx Cup.

Así está golf. Sí, no hay un predominante ganador que arrasa todo, como alguna vez vimos hace unos años con Tiger. Pero ahora existe una real y firme competencia, que hace recordar a nada más que el Big Three (Nicklaus, Palmer y Player).