Foto: PGA Tour

Latinos tuvieron un gran cierre en el Deutsche Bank, especialmente Fabián Gómez, que terminó T5.

Pero empezemos con el ganador. Ninguna victoria este 2016 en el PGA Tour tuvo Rory McIlroy hasta este lunes en el TPC de Boston. Y fue un día glorioso para el norirlandés, porque llegaba a seis palos del líder Paul Casey, con otros par más que por delante. Así que fue un 65 (-6) que lo llevó hasta el primer puesto y despegar todos los fantasmas que aparecieron este año. Es más, Rory dijo basta cuando en el PGA Championshio no pasó el corte.

Un triunfo en el momento justo. A menos de un mes que comienze la Ryder Cup, Rory despejó todas las dudas sobre su nivel. Además, en el ranking de la FedEx Cup estaba 38º, por lo que su lugar en la gran final no estaba asegurada.  Pero ahora quedó 4º y confirmó que estará en ambos eventos con su mejor juego. Clarke sonríe.

Los latinos también pueden celebrar. Porque los tres -Grillo estaba listo-,  aseguraron su cupo al próximo torneo: BMW Champions (los 70 mejores del ranking). Pero esta vez el que se lleva los elogios es Gómez. El argentino empezó y terminó entre los mejores, agarrando un 5º puesto con -10.

Mientras que Emiliano Grillo y Jhonattan Vegas empataron en el T33 con -5. El primero se reinvidicó luego de dos rondas sin bajar el par. Y ahora tiene casi amarrado el premio al mejor Novato del Año. El venezolano, en tanto, también se repuso este lunes con una tarjeta bajo par.

En el segundo lugar del torneo quedó solo Paul Casey, tercero Jimmy Walker y cuarto Adam Scott. En el puesto 5º a Gómez le empataron de Patrick Reed y James Hahn. Cuidado con este último, que levantó la mano para postular a un cupo en la Ryder.

Hablando de esa copa,  Walker y Reed confirmaron que están en su mejor golf. Igual que Rory, que en el momento justo apareció y hace mucho que no aparecía en el radar de los que postulan a gobernar el golf mundial (Day, Spieth y Johnson).