Foto: Puro Golf / Manuel Morales
Santiago Russi es el nuevo campeón del Abierto de Santa Augusta. Una victoria especial, con sabor especial, porque el chileno no veía el triunfo desde el 2015 y tampoco había ganado en esta cancha. Esa sequía, además, significaron varias frustraciones donde Russi perdió finales en las últimas rondas y donde en el extranjero nunca pudo encontrar su camino. Su triunfo responde a todas sus dudas…
Dicen que la primera victoria desde mucho tiempo es la que más cuesta. Algo similar le sucedió a Benjamín Alvarado, quien ganó en La Serena después de cinco años de sequía. Para Russi fueron tres y ambos, de casi una misma generación dorada, vuelven a la elite del golf chileno. No hay quién se merece más esta victoria que Santiago. No por su sequía, en Quintay ganó con justicia. En cancha.
Finalmente fue el primero con su acumulado de -6 después de entregar una tarjeta de de 71 (-1). Apenas por un golpe superó a Francisco Valdés y Gustavo Silva, que esperaban que errara un putt de casi dos metros para forzar el playoff. Pero Russi embocó con jerarquía. Ponemos otro argumento de por qué se merecía la victoria, pues le contamos que Santiago fue el único del field que durante los tres días de competencia bajó el par en Santa Augusta.
En breve resultados de otras categorías…

Comentarios

Comentarios