PGA Tour
Hideki Matsuyama conquistó el Waste Management Phoenix Open por segundo año consecutivo. En el cuarto hoyo de desempate derrotó a Webb Simpson para llevarse un título que solo causa miedo en el circuito del golf. Sí, porque cada golfista tiene metido el bichito de Matsuyama. Un virus alarmante.
Lo del Nipón es serio. En los últimos ocho torneos que disputó, ha ganado cinco: Tres PGA Tour (se incluye un WGC de China)y Dos Japan Tour. Súmele dos segundos lugares. De locos. Al menos, en sus tierras, es historia: sus cuatro victorias en el PGA Tour lo convierten en el japonés con más triunfos en el circuito norteamericano.
Ahora se mantiene en la quinta plaza del Ranking Mundial. Cuarto japonés en alcanzar el Top 5. ¿Será el primero que llegue a la cima? No lo ponemos en duda. Para ello tendría que, al menos, ganar un Major. Un logro que no ha estado lejos de conseguirse. En su corta carrera, con 24 años de edad, ha terminado cinco veces en el Top 10 de un Grande, donde a sus 21 años conquistó el décimo lugar en el US Open y 6º en el The Open. ¿Alguien pone en duda que ganará uno? Si no es este 2017, será para el próximo.
Pero volvamos a lo que sucedió este domingo. Matsuyama, fiel a su jerarquía, clavó un birdie en el cuarto hoyo de desempate. Para el domingo alcanzó una vuelta de 66 (-6) que superó el caído Byeon Hun An , líder hasta la cuarta ronda, y el único que pudo empatar fue Simpson ante un atómico 64 (-8). Así las cosas. El Nipón levantó cuatro palos en contra y finalizó ganando en playoff. Así que si tenía esa fama de «arrugón», desmiéntalo, porque estamos en presencia de un jugador que seguramente dará mucho más que hablar en los próximos importantes torneos del año.