PGA Tour
Este jueves comienza el torneo más importante actualmente de latinoamérica. El año pasado causó mucho ruido en el golf el cambió del WGC en Doral al México Championship. Pero el Golf Chapultepec de Cuidad de México trae un condimiento especial: Se juega a 2300 metros sobre el nivel del mar. 
Un desafío por las leyes de la física. Puede ser muy bueno o muy malo jugar en esas condiciones. Los golfistas más matemáticos tendrán un potencial, pero los que no le será difícil calcular. «La teoría dice que por cada 1.500 metros de altitud, la distancia alcanzada con cada golpe aumenta en torno al 10% al verse reducida la presión atmosférica y, por ende, el rozamiento y fricción que se produce sobre la bola. Así, en Chapultepec, el alcance de cada palo crecerá algo más del 15%», añade el sitio web español Ten Golf.
Por ejemplo, Rory McIlroy pegó desde las 190 yardas Hierro 8 y confesó que el cálculo de las distancias es cierto. Por otro lado, no faltarán los bombazos. Dustin Johnson y compañía podrían estar afilando sus drives si deciden atacar.
Esta es la mayor altitud que se ha jugado en el PGA Tour. Otro show para el festival. 49 de los 50 mejores del mundo estarán en México. Mientras que si Rory McIlroy gana y Dustin Johnson queda 4º y empatado, el norirlandés volverá al Nº1.