Foto: Mena Tour

Vamos. Ha sido un largo año para Antonio Costa. Estar transitando en países del Medio Oriente con culturas diferentes no es fácil. Y después de un largo recorrido en el Mena Tour (un gran emprendimiento, por cierto), el valdiviano está en un crucial momento. 

Costa ha firmado una carta de compromiso para estas dos semanas. Es que después de terminar T37 (+1) en el Sahara Championship, el valdiviano cayó un puesto en el Orden de Mérito del Mena Tour. Ahora está 5º y eso le permite entrada al Sunshine Tour, pero no a la final del Q- School del Asian Tour (los primeros tres), el gran objetivo. 

Pero hay que poner calma. Quedan dos torneos en Omán y el segundo es la final, que duplica el monto a repartir de cualquier torneo común. Así que queda todavía, pero ahora es la parte más importante de la carrera.

Estos dos campeonatos serán esenciales para entrar a los primeros tres del Orden de Mérito por el Mena Tour. Sunshine Tour ( circuito de Sudáfrica) es un gran paso, de gran competencia. En teoría, los grandes jugadores de ese país como Oosthuizen, Els, Grace, entre otros, han salido de ese circuito. Además que tienen algunos torneos cosacionados con el European Tour. 

Pero el Asían Tour es otra cosa. Alto nivel, cada vez sube más y claro, las bolsas muchas más altas. De ahí se abren varias puertas también. 

Así que Costa está en un episodio que pestañar puede dejar afuera de tanto esfuerzo. Veamos qué pasa. El valdiviano ha luchado harto, con buenos resultados y con la convicción bien puesta. Pero el golf es exigente y todo dependerá de lo que suceda en estas dos semana cuando se jueguen los últimos dos torneos en el Mena Tour.