Foto: Getty Images
Quizás les cause rechazo de que este es el mejor equipo de Estados Unidos. Pero déjenos, al menos, postularlo. Por lo menos, si no está de acuerdo, póngale unas fichas para más adelante.
El comienzo de la Presidents Cup afirma lo dicho anteriormente. Estados Unidos se ha impuesto en el primer día de foursomes con un 3,5 contra 1,5 ante el equipo internacional. Los norteamericanos asustan porque tienen unas parejas atómicas. Partiendo por la de Jordan Spieth y Patrick Reed, una dupla que parece fija luego de la última Ryder. Ahora le ganaron sin problemas a Si Woo Kim y Emiliano Grillo por 5 y 4. Pero hay más. Una pareja similar también quiere ser fija, porque Rickie Fowler y Justin Thomas se impusieron con un 6 y 4 ante Hideki Matsuyama y Charl Schwartzel.
Despúes, tenemos a Dustin Johnson y Matt Kuchar, una dupla que sufrió para ganarle 1UP a Adam Scott y Jhonattan Vegas. El australiano y el venezolano le pusieron el hombro a una pareja que hizo el único y esencial birdie en los segundos nueve. Por el equipo internacional también parecía fuerte el dúo de Jason Day y Marc Leishman. Afimaron ese favoritismos hasta que Phil Mickelson puso la experiencia. El zurdo jugó sólido con Kisner y le perdonó un putt de dos metros en el 18 para poner algo de emoción en los siguientes días.
Louis Oosthuizen y Branden Grace, la letal dupla sudafricana, sacaron la cara por el equipo internacional. Lograron la única victoria tras ganarle a Brooks Koepka y Daniel Berger por 3 y 1. Jugaron muy bien los africanos ante una pareja estadounidense que demostró inexperiencia para esta cita, sobre todo para Berger. Iba muy parejo el match hasta el hoyo 13 y ganaron tres hoyos para instalar la emoción. Mañana tendrá que remontar este team para que no sea un paseo militar en Nueva York, porque si Estados Unidos prolonga esta misma ventaja ya no habría chances para remontar o tendría que pasar algo épico.
¿Por qué decimos que podría ser uno de los mejores Estados Unidos de la historia? No va tanto porque estén tres de los mejores cinco jugares del mundo o seis de los doce del Ranking. Nuestra hipótesis se afirma porque ellos juegan en equipo y como tal. Sobre todo las parejas de Spieth-Reed y Thomas-Fowler. Pedazo de duplas y jugadores. En individuales también son terribles. Dustin Johnson es una verdadera máquina para el match en un equipo que hay sólidas parejas, destacadas individuales y uno que aporta algo tan esencial como la experiencia. Phil Mickelson es el pilar y capitán dentro de la cancha. Puede que nos equivoquemos, pero mañana échenle el ojo a este equipo.