Foto extraída de Chile Golf (Federación Chilena de Golf)
La mejor versión de Gustavo Silva se ha instalado en el Abierto de La Serena y para la última ronda llega puntero, convencido de que su primer título como profesional (Individual) está solo a un paso.
Gussy estuvo intratable en la segunda ronda. 65 golpes (-7) en una jornada impecable, donde los malos tiros terminaban en buenos. Como en el Par 4 del 14. Mal drive y casi metido en las dunas saca un wedge para embocarla desde las 104 yardas. Inspirado. Tanto que ese -7 fue el mejor score de su carrera como profesional.
El rancaguino vive nuevas sensacion en Serena. Aparte de su mejor tarjeta, este sábado llega por primera vez como puntero a la última ronda como profesional. «Tuve un poco de todo, jugué bien el putter y los hierros los pegué relativamente bien. Bastante regular en todo«, aseguró el puntero. Pura regularidad. No solamente en la vuelta. Su temporada lo argumenta: 3º en Los Leones, 4º Abierto de Chile, 5º en Cachagua, 5º Rocas de Santo Domingo, todos los cortes superados en enero y su triunfo con Juanito Cerda en el Dobles de Granadilla.
Ahora le queda manejar esa presión que posee en los hombros. Como Amateur, basta experiencia, pero como profesional ninguna en esa instancia. Una extraña combinación que deberá aplicar sobre Filip Timmerman, su escolta con -6.
Filip ha sido un reloj en La Serena. Dos 69 (-3) mantienen una ilusión profunda para limpiar esta temporada. La segunda mejor tarjeta del día fue para Julio Zapata. El argentino sacó el último cupo para jugar en el grupo final y ser el elegido para presionar a Silva. Lo siguen Matías Calderón (-4) y Joaquín Niemann (-2), quien despertó con su 69 (-3). Una diferencia de siete golpes que a cualquiera lo puede relajar, pero menos con Joaco. Todos sabemos por qué.