La temporada de abiertos ha tenido otro debutante ganador. Ese es Gustavo Silva, quien conquistó el Abierto de La Serena con -8 para conseguir su primer título como profesional.
Solo le bastó una tarjeta de 73 (+1) para llevarse la victoria. Su +1 le entregaba comodidad al rancaguino. Sus compañeros de grupo andaban en las mismas y mantenía la ventaja. La amenaza, en realidad, estaba en un hoyo más adelante. Matías Calderón empujaba hasta hacer el 69 (-3), que finalmente fue insuficiente porque le faltó un golpe para alcanzar al campeón.
Gussy está en rancha. En teoría, suma su segundo triunfo consecutivo tras ganar el Dobles de Granadilla la semana pasada. Pero esta victoria es más valiosa. Es la primera en individuales y corona toda una temporada donde el tiempo le ha dado la razón. En este verano 2016-2017, además de la victoria en Serena, suma cuatro Top 5 y desde enero no ha fallado ningún corte. Maestro.
El triunfo de Silva se lo echó al bolsillo cuando en la segunda jornada despachó el vueltón de 65 (-2). Inteligente. Porque aprovechó el día que más garantías ofreció el clima. De todas maneras la tercera jornada no se comparó con la primera, pero sí estuvo difícil. Solo seis tarjetas bajo par. La mejor fue, precisamente, del partner del campeón. Juanito Cerda hizo 68 (-4) para finalizar 3º (-5) empatado con Filip Timmerman. Mientras, en aficionados Joaquín Niemann (+2), quien no mostró su mejor repertorio, ganó por dos palos a Felipe Zilleruelo.
Ahora se nos viene el Abierto de Santa Agusta, otro torneo que redebuta con profesionales. Y lo sabemos, Gussy seguirá con el cuchillo entre los dientes. Está en racha y volverá a una cancha que lo vio lucirse varias veces en su época dorada de Golf Action.