El Masters Augusta tiene su primer líder en su 80º versión. Y no es nuevo. Jordan Spieth, que defiende su título, se despachó una tarjeta de 66 golpes (-6), con seis sencillos birdies. Problemas no tuvo el texano, solo en el 16 quedó al límite del fuera de cancha y sin embargo pudo arreglar su problema logrando el par con un arma que atacó en la mayoría del día: el putter.

A pesar que  venía diciendo que su juego atravesaba por un mal momento, el estadounidense demostró que en el Augusta National no tiene problemas. Su peor vuelta en esta cancha es de 72 impactos (par) y nunca ha firmado una vuelta sobre par.

Atrás lo siguen dos jugadores que tuvieron buena jornada en Georgia: el neozelandés Danny Lee y el irlandés Shane Lowry. El oceánico se mantuvo al par en los primeros nueve hoyos para guardar todo el repertorio en la segunda vuelta, donde embocó tres birdies. Mientras que el británico tuvo un comienzo letal: cuatro birdies seguidos desde el 2 al 5.  Luego solo se encargó de continuar con ese resultado que lo tiene escoltando y a dos tiros del líder.

Más atrás aparece una lista compuesta por cinco jugadores con -3: Paul Casey (ING), Justin Rose (ING), Ian Poutler (ING), Soren Kjeldsen (DIN) y Sergio García (ESP). Un inglés no gana hace 20 años en Augusta desde que lo hizo Nick Faldo. Ahora están cerca y cada uno de ellos tiene una revancha con este torneo. Rose posee un segundo lugar y Casey 6º, igual que Poulet. Mientras, el español García causó asombro en este día. Tras marchar con +2 en los primeras cuatro banderas, luego se recuperó a punta de birdies para finalizar entre los mejores de la ronda.

Tampoco hay que olvidarse de Rory McIlroy. El norilandés le costó firmar su 70 (-2) que lo tiene cerca de Spieth y mañana tendrá que disputar una fiel ronda a su estilo para llegar entre los mejor al fin de semana. Quien pagó los platos rotos hoy fue Jason Day. El australiano demostró que aunque ser el Nº1 del mundo, en el golf pueden pasar cosas desastrosas como ocurrió con él en el hoyo 16. Todo marchaba bien,  con un eagles y dos birdies llegaba con -5 a los segundos nueve, donde encontró la imperfección en la antepenúltima bandera  haciendo un triple bogey tras caerse el agua. La consecuencia final fue firmar un par de cancha que lo ubicó al 21º casillero.

Capítulo aparte recibe Ernie Els, quien tuvo el peor comienzo de un Masters: un 10 anotó en el primer hoyo de Augusta, pues el sudafricano hizo siete putts a un metro. Increíble. Al final terminó +8. Misma frustración tuvieron otros jugadores, como Rickie Fowler, quien prácticamente se despidió de conseguir su primer major al finalizar con una tarjeta de 80( +8). Otro candidato, Adam Scott, también sufrió y tendrá que batallar para recién superar el corte tras realizar una vuelta de 76 tiros (+4). Un golpe menos hizo el dos veces campeón Bubba Watson, quien terminó +3 , después de estar tres bajo el par. En tanto, para Mickelson fue una jornada luchadora. Hizo lo posible para no terminar sobre el par y, a pesar que en el tee del 18 iba-1, se tuvo que conformar con un 72.

Para los latinos fue una jornada peleadora. Emiliano Grillo está entre los mejores de la tabla y luchó para tener ese privilegio: estuvo arriba y bajo el par durante los 18, pero finalmente se determinó por lo segundo para terminar con 71(-1) en el 11º puesto. Mientras que Ángel Cabrera tuvo buenas intervenciones en una de sus canchas favoritas. De no ser por cuádruple bogey que cometió en el 15, Pato estaría otra vez cerca de su segunda chaqueta verde. Al final firmó un 73(+1) para ubicarse 34º.  Fabián Gómez, por el contrario, la tiene difícil para mañana tras debutar con 77(+5), mientras que el costarricense Paul Haplet hizo 83(+11) y se tendrá que conformar con su participación.

Así vamos con el Masters. Nos espera un día crucial mañana, donde el corte decidirá  por los mejores, mientras que Day buscará su revancha y Spieth tratará de alejarse.