Ha sido un intenso día en el Colombia Classic del PGA Tour LA. Tan luchado como las otras primeras dos rondas. Tras retomar la segunda jornada por tormenta eléctrica, Santiago Russi fue el único chileno que quedó en el camino. Los otros dos, Christian Espinoza (T19) y Guillermo Pereira (T27) continuaron la batalla en el Club Campestre de Cali.

Espinoza fue uno de los pocos jugadores que pudieron bajar el par de cancha válida por la tercera ronda. Gran trabajo. Se le ha notado cómodo esta semana a Tiger. Cuanto jugó los últimos seis hoyos de recuperación en la mañana anotó cuatro birdies y un triple bogey que marginó el esfuerzo. Despues enfrentó los otros 18, llegando -2 al último recorrido y un bogey al final le privó colocarse en el top 15. La cosa es que el chileno está al son del ritmo y del Top 20 nadie le quitará el derecho de ubicarse de cara a la última vuelta.

Pereira ha sido tan buen jugador esta semana, pero de otra forma. Nos explicamos. En los últimos cuatro torneos siempre terminó entre los mejores por su gran juego. Pero su estadía esta vez en Cali ha sido diferente porque el enfrentamiento con la cancha es distinta. Con lo dura que está podría perfectamente perder el carril y dejarse morir. Pero no. Ha salvado cada tiro erróneo y la prueba más clara es que no ha hecho ningún doble bogey en una cancha donde casi todos lo han saboreado. Sí, ha metido poco en las otras veces, pero podría ser mucho peor el asunto. Hoy firmó otro par de cancha y se mantiene T27 (+1).

La ronda sigue en transcurso, liderando el torneo con -8. Son tareas diferentes los que tienen los chilenos, pero con el mismo fin. Para Espinoza es más urgente el asunto. Subir unos cuantos escalones este domingo le permitirá hacer lo mismo en el Orden de Mérito para alcancar estar dentro de los 60 mejores y así asegurar la tarjeta para el próximo año. Mientras que Mito busca defender su permanencia en el primero lugar de «Los Cinco». Y para ello, al igual que su compariota, es necesario quedar lo más arriba posible.