AUGUSTA, GEORGIA - APRIL 14: Patrons cheer as Tiger Woods of the United States celebrates after sinking his putt on the 18th green to win during the final round of the Masters at Augusta National Golf Club on April 14, 2019 in Augusta, Georgia. (Photo by David Cannon/Getty Images)
Hace algún tiempo, mucho se hablaba de lo pronto que sería el retiro de Tiger Woods. Problemas con las adicciones, judiciales, familiares e incluso dentro de la cancha, hacían parecer que la ya gloriosa carrera de este jugador estaría llegando a su fin.
En la actualidad, pocos recuerdan ese camino hasta llegar a tocar el cielo nuevamente. En el transcurso de los años 2015 y 2016, «el tigre» se mantuvo entre diversas operaciones y reposos que lo hicieron perder una gran cantidad de torneos. Los rumores sobre el adiós se incrementaron.
A fines del año 2016, otra operación puso en jaque sus deseos de volver a la alta competencia en el PGA Tour, pero ya sabemos que en su alma no está el dar un paso al costado. «Estoy OUT», comentaba con amigos, o al menos eso decía la prensa de la época alrededor del mundo.
Tras varios intentos fallidos y un par de cortes fallados, el primer torneo que dio una luz de esperanza para el californiano fue el Hero World Challenge en Bahamas, campeonato donde finalizó en el noveno lugar para dejar atrás los fantasmas y también regresar al Top 1.000 en el Ranking Mundial.
En marzo de 2018 ya se le veía mejor, disputando varios campeonatos a gran nivel y con posibilidades de título. Justamente en ese mes, Tiger finalizaría segundo en el Valspar Championship, consiguiendo su primer Top 5 desde 2013.
Ese mismo año, se le vio con las primeras posibilidades de volver a ganar en un major cuando entró a la ronda final del The Open luchando por ese primer lugar. Incluso llegó a tocarlo, pero se le escapó tras un negativo cierre. Otra buena señal que se repetiría en el PGA Championship al ser segundo por detrás de Koepka.
Hasta ahí, ya nos encontrabamos con un nuevo jugador. Parecía que era un Tiger Woods 2.0, uno que se veía joven e incluso a un mejor nivel. Todo lo anterior se confirmó con su título 80° en la historia del PGA Tour, haciéndolo nada más ni nada menos que en el Tour Championship, último torneo de la temporada 2018 y válido por los playoffs de la FedEx Cup.
Luego vendría su notable triunfo en The Masters, sorprendiendo a todos y al mismo tiempo, emocionando con una de las semanas más memorables de su carrera. Hasta el mismo reconoció que nunca pensó volver a ponerse la chaqueta verde. Y ahí estaba, celebrando como si fuera el primero, pero no. Ya era el 81° de su carrera y aún faltaba el broche de oro.
La semana pasada comenzó su temporada 2019-20 del PGA Tour, quizás sin muchas expectativas. Nunca imaginó que el día domingo estaría celebrando su campeonato número 82° de su carrera e igualando a Sam Snead en el sitial de los jugadores con mayores victorias en la historia del golf.
Simplemente, Tiger Woods y el lema nunca darse por vencido.

Comentarios

Comentarios