Joaquín Niemann es el mejor amateur de la historia del golf chileno. De ello, no hay dudas.  El camino hacia al profesionalismo es inminente, porque es casi imposible que un jugador que haya ganado el Optimist International y el Junior Orange Bowl en un mismo año se quede en el amateurismo.

El chileno de 17 años oficializó un nuevo triunfo y no fue cualquiera. En el Toyota Junior World Cup de Japón, considerado como el “Mundial Juvenil”, remontó una distancia de seis golpes para ganar un campeonato con una ronda final de 62 (-9) y finalizó -17, con cinco de ventaja. Con este cierre se identifica a un gran jugador.

El presente es el mejor, pero ¿el futuro? Lo más complicado. Es un diamante en bruto y hay que pulirlo. Es una realidad  que será profesional y de ahí surge una comparación odiosa: ¿Joaco sigue el camino de Tiger Woods?

El californiano ganó seis veces el Optimist International, en cinco ocasiones el IMC Junior World Championship de Torrey Pines en San Diego y el Junior Orange Bowl. Niemann triunfó en cada uno de ellos. Dos el 2014 y otro el 2015.

La coincidencia está en que solo los dos han ganado en una misma temporada el Orange Bowl y el Optimist, dos torneos estrellas del golf junior. Nadie más en la historia que Tiger y Joaco. Los datos dan para presumir una comparación. ¿Sigue el camino del ganador de 14 majors?

“Es una pregunta muy compleja.  Hay muchos jugadores con grandes carreras juveniles que no terminan llegando al PGA Tour y muchos que no tienen carrera juvenil y son grandes figuras. Lo más importante es tener los pies en la tierra y Joaco obviamente ha hecho muchas cosas increíbles, entrenando cada día más fuerte y con mayor intensidad”, asegura Victor Fookes, el encargado del juego corto de Niemann.

Ambos poseen incontables triunfos como amateur. Además de los mencionados, Tiger conserva tres títulos en el US Junior Amateur y otros tres en el US Amateur. A esos dos torneos irá el chileno para disputarlos en  julio y agosto de este año.

Además, el californiano, antes de cumplir los 20 en 1995, jugó por primera vez el Masters, siendo el mejor amateur. Niemann tuvo la posibilidad  de hacerlo a principio de año cuando disputó el Latin America Amateur Championship, finalizando tercero. De todas maneras en el 2017 tendrá otra chance.

Otro logro importante de Tiger fue medirse contra el ritmo profesional en el Open de Los Ángeles, cuando tenía 18 años en 1992. El chileno también hizo algo similar: fue el mejor amateur en el Abierto de Chile del PGA Tour Latinoamericano por el 2014, mismo año en el que se impuso en el Abierto del Polo, cuya victoria se la robó en desempate a un ex miembro del PGA Tour, Benjamín Alvarado y otro destacado jugador del circuito nacional, Christian León. Así derrotó a dos profesionales con apenas 16 años.

“Las comparaciones muchas veces son odiosas e injustas, porque cada jugador es distinto”, asegura Fookes. Y no deja de tener razón. Tiger es un jugador diferente al chileno, con otras cualidades y criado en otro ambiente. Pero tampoco deja de ser cierto que Joaco tiene las herramientas para aspirar a una carrera como la que tuvo Woods.

La siguiente etapa corresponde a la universidad. Woods, en su momento, paró en la Universidad de Stanford, donde fue el mejor en la máxima división del NCAA Championship, circuito universitario de Estados Unidos. Luego se retiró para ser profesional.

El futuro de Joaco

Niemann también va encaminado para medirse en la competencia universitaria que disputó Tiger y su futuro lo aclara él mismo.

“Parto el próximo año becado a la Universidad de South Florida (USF). Entro en agosto y hay que esperar cómo me va para pasar al profesionalismo después de los cuatro años de la universidad o tal vez antes”, asegura el reciente campeón juvenil del mundo.

South Florida es potente en el golf y casi siempre está en las finales del NCAA, donde una de las figuras del equipo, es el chileno Claudio “Yayo” Correa, otra promesa que cumple su segundo año en esa casa de estudios.

“He hablado mucho con Claudio, el mes pasado fui a visitarlo y me encantó la universidad. La zona de práctica es muy moderna y de muy buena calidad, además que el Coach es muy bueno”, afirma Joaco.

Pero Niemann no irá solo. Su fiel partner, Tomás “Toto” Gana, también fue becado en la USF. Esta dupla, que a la hora de jugar juntos combinan como pan y mantequilla, seguirán forjando la unión para ser profesionales.

“Eso es a lo que queremos ir. Pero hay que ver cómo nos va en la universidad, ya que de ahí salen los mejores jugadores”, concluye.

Esta dupla se parece a una muy conocida: Jordan Spieth y Justin Thomas, íntimos fuera y dentro de la cancha, donde jugaron juntos hasta que llegaron al PGA Tour. Otra coincidencia de Joaco con un grande.

Se compare o no con Tiger Woods, Niemann es una máquina cuando hablamos de golf. Los resultados lo avalan, pero sobre todo su convicción y en cómo maneja el equilibro sobre la tabla del ego para no caerse. El tiempo nos dirá qué sucederá, pero por ahora este prematuro jugador tiene una serie de desafíos a corto plazo: defender su título en el Junior World Championship de Torrey Pines y disputar por primera vez el US Junior Amateur y US Amateur.

A seguir haciendo historia, Joaco. No hay techo. Porque una vez Tiger dijo, “siempre puedes volverte mejor”.