Foto: Getty Images
Joaquín Niemann está a un día para el debut del US Open. Hoy, en su tercer jornada de práctica, estuvo presente en un grupazo. Porque Sergio García, Rory McIlroy y Rafa Cabrera-Bello fueron los acompañantes del chileno.
Foto: Getty Images
No estuvimos ahí para describir su vuelta con estos tres jugadores que son, por cierto, N°3, 7° y 28° del mundo. Pero sí fuimos testigos de las constante historias de Instagram que subían los acompañantes de Joaco en Erin Hills. Ahí veíamos a Niemann como uno más, en el lugar que tiene que estar.
El hecho de que Niemann haya jugado con estos cracks este miércoles vale mucho para su debut. Joaco lleva tres días viviendo este ambiente y hoy, con el amplio público que vio a estos cuatro jugadores, ya parece haber superado la primera valla para pararse como él mismo este jueves en el US Open. Porque ya sabemos, si Joaco se para de tú a tú no se la haría fácil ni a Dustin Johnson.
Niemann tiene el derecho legítimo para soñar. Pero, en primero momento, se cruzan otros objetivos para escribir otro capítulo histórico de su carrera. El viernes podría darse la primera. Si Joaco supera el corte será el primer chileno en lograr esa meta. Los otros cinco, Enrique Orellana, Martín Ureta, Hugo León, Matías Domínguez y Toto Gana, no pudieron. Luego viene el siguiente reto. Hay 14 amateurs en el torneo y el nacional querrá hacer valer su posición de N°1 del Mundo en Erin Hills.
Finalmente, habría que preguntárselo al mismo Joaco que podría estar domingo para ver qué objetivo tiene. Ni ahora te lo podría decir porque hay otras etapas que cumplir en las primeras rondas. Pero si el apetito e instinto asesino están despiertos ese día podría sorprendernos otra vez más.