Gentileza Foto: www.golflink.com

El BMW PGA Championship es uno de los torneos bandera del European Tour y por supuesto para Chris Wood fue la victoria más importante de su carrera. El escenario fue en el Wentworth y el inglés llegó a tres del líder de cara al domingo.

Pero el golf es mágico. Y dicen que los torneos se definen en los últimos nueve. No fue así. Pues en la ida Wood anotó cuatro birdies y un eagle para vestirse de líder y no soltarlo más. Su 40 (+3) en el regreso no impidió que ganara, ni siquiera los 65 golpes (-7) del sueco Rikard Karlberg, que quedó mirando por el televisión a la espera de un error que nunca llegó del británico.

Y el que evitó las plegarias del sueco fue el caddie del ganador. “En el 18 tenía 180 metros a principio de green y pensé automáticamente: ‘hierro 6’, pero mi caddie me dijo: «¿Quieres saber cuál es la situación?»

Le contesté: ‘lo dejo en tus manos’ y me dijo: ‘quiero que juegues corto del agua’. Parece un poco absurdo pegar dos golpes con el sand wedge, pero en cuanto me lo dijo comprendí que me bastaba con un cinco. Fue un gran consejo, y por fin puedo descansar tranquilo”, expresó para el European Tour.

Así, con nueve bajo, venció por un golpe al sueco para triunfar por tercera vez en este circuito. Ahora, con sus 28 primaveras, no es el único inglés que quiere mostrarse al mundo.

Y es un perseverante en el golf.  Con 195 participaciones en el circuito, consiguió su tercer trofeo y segundo consecutivo de temporada. Siempre aparece en el field de cada campeonato y con su triunfo escaló al puesto 22º del ranking mundial.

Y también era hora de ganar aquí, porque el año pasado se ubicó 4º y en 2010 6º. Además hizo patria, porque un inglés no ganaba de local aquí desde 2012, cuando lo hizo Luke Donald.

Los ingleses están intentando una revolución y Wood es un soldado más. Con él son tres los que han ganado de ese país durante este 2016. Danny Willett en el Dubai Desert Classic y Masters, Andrew Johnston en el Open de España y Ahora Wood. Puros torneos importantes.  ¿Querrán conquistar el US Open ahora y formar su propio imperio?