Foto: Getty Images

Foto: Getty Images

Felipe Aguilar ha lubricado una fantástica vuelta en el Volvo China Open. El chileno dio un gran salto para cortar algunas malas rachas por las que atravesaba y así avanzar 47 puestos en el tablero. 

No más de 14 golfistas en el Topwin GC entregaron tarjetas sobre los 67. A un selecto grupo perteneció a Aguilar, que se recuperó en todo sentido de su score de 67(-5) y ubicarse T27 (-4). De hecho, el Valdiviano ejecutó su mejor vuelta desde el Omega Desert Classic en la primera semana de febrero. Desde ese 66 (-6) en la primera ronda no ha vuelto ni siquiera a bajar los 70. Así que la ronda de hoy causa efecto y da un golpe anímico en el juego del chileno.  Sus dos «malas rachas» las cortó, pero faltaba la tercera y más importante. 

Aguilar no pasaba el corte desde hace cuatro torneos y lo hizo dónde tiene que hacerlo. Elegido por pinza. El Volvo China Open entrega un alto monto de puntaje y dinero. Así que si el chileno sigue en el buen resultado se meterá en los 100 mejores del Race to Dubai, justo donde hay que ingresar para mantener la tarjeta del European Tour. Así, para estar más tranquilo. Y ojo, es verdad que está a diez golpes del inspirado puntero español Pablo Larrazábal, pero aquí no hay límites de arremetida, más en el caso del N°1 de Chile quien salió segundo el año pasado aquí y sabe de vueltas bajas. Son dos rondas donde unos 66 sabrán a presión y remontada. 

Aguilar aprovechó su jornada matutina. Ayer, con el viento, no le pudo ganar a la cancha y hoy apretó el acelerador para ganar puestos mientras los de la tarde se estancaban. Seis birdies y un bogey. Letal reacción. Porque cuando se subía en el penúltimo hoyo, finalizaba con dos birdies más para irse con pecho paloma a firmar la tarjeta. El chileno algo tiene con ese lugar y no sería de sorprender si echa para adelante para comenzar a soplar nucas y pisar tobillos en la parte alta del tablero. 

LEADERBOARD