PGA Tour LA

Joaquín Niemann ha salido en el turno de la mañana para la primera ronda del TaylorMade-adidas Golf Junior at Innisbrook y hasta en el final de la jornada el chileno ha atravesado por todas las posiciones. Desde el lugar 11º hasta el puesto 40º con su score de +2.

Toda esa irregularidad la ha causado la cancha. El Innisbrook Resort & Golf Club, escenario del Valspar Championship del PGA Tour, ha puesto en aprietos a los jugadores. Joaco fue vícitima al comienzo. En sus primeros cuatro hoyos ha hecho tres bogeys. Un rudo arranque al que Niemann fue respondiendo. A punta de pares. Unos pares que en algunos hoyos tuvieron sabor a birdie. Pues la máquina de los hierros no anduvo en esta ronda para el chileno. Así que el approach y putter fue la clave para iniciar la remontada.
Una vuelta luchada al que tuvo que sacarle los dientes para no subirse más. Luego de ese bogey del 4, en los próximos hoyos no se subió ni se bajó. Eso fue cuando llegó al Par 5 del 14 y anotó el primer birdie del día. Dos hoyos más y otro birdie de oro en el 16. Toma. Era un +1 maginífico que, sin embargo, no se pudo dar tras el bogey del 10. El chileno firmó una tarjeta de 73 (+2) que lo ha puesto al borde del Top Ten y a cuatro de los punteroa
«Partí más o menos. No le pegué muy bien a la pelota,pero la fui luchando. En general, jugué bien y tuve hartas chances para birdie entremedio de la vuelta. La cancha estaba complicada, los scores no estuvieron muy buenos y todavía faltan algunos así que mañana tengo que hacer una vuelta buena para meterse», aseguró Niemann.
Niemann no deja de tener razón. Ha sido la cancha lo que ha puesto esta muralla tan grande para bajar el par. De hecho, hasta el momento, solo tres han podido. Así que Joaco le queda torneo todavía. 36 hoyos para alcanzar a los dos punteros con -2. Cuatro palos que han sido sencillo en otras ocasiones.
Si Joaco juega bien seguro podrá alcanzarlos. Eso dependeré de su juego, por ejemplo, en los hierros. En los tiros a green no ha andado fino. Así que afilando ese golpe y con el cuchillo entre los dientes podría soltar a la bestia que lleva dentro para cazar el liderado este sábado en Palm Harbor. LEADERBOARD