El francés Mike Lorenzo-Vera tiene un estilo propio para ir a jugar golf. Su teñida te hace creer que es pintor de los tiempos modernos. Hoy en el Real Club Valderrama demostró ser todo un artista para colocarse en el primer lugar del Open de España.

Más que un golf desollador, la regularidad es que lo mantiene en la cima. Porque Valderrama esta semana está con mañas y no premia al que más birdie emboca, sino el que menos comete errores. El francés que no ha ganado ningún título en el circuito tiene la mejor posibilidad de su carrera para consagrarse en un torneo bandera del European Tour.

Su camino para llegar a ser puntero consta de tres vueltas de 70 (-1), 73(+2) y 71 (par). Esta última estuvo marcado por un eagle que embocó desde lejos en el par 5 del 17. De esa forma llega a este domingo con uno sobre el par. Pero si el galo está dispuesto a levantar su primer trofeo tendrá que lidiar con los más de cinco jugadores que le van a ir pisando los talones en la última ronda.

Con dos sobre par lo siguen el holandés Joost Luiten, el alemán Martin Kaymer y el inglés Andrew Johnson. Y la lista sigue con Ross Fisher (+3), James Morrison (+3), Pep Angles(+4) y Pablo Larrazábal (+4). Mientras, los españoles Rafa Cabrera- Bello, con +6, y Sergio García con +7, tendrán que pelear duro con la cancha este domingo para tener chances de alcanzar la cima, igual que el danés Soren Kjeldensen, quien se mantiene con +7.

Otra vez Valderrama hizo sufrir a los jugadores. El viernes hubo dos que bajaron el par y la misma cifra se repitió este sábado con tarjetas de 68 (-3) para el sueco Alex Noren (la mejor) y la de  70 (-1) para Luiten, que acompañará al francés en la última salida.

¿Podrán terminar el que gane mañana bajo par? Está difícil, todo indica de que no. De ser así, esta cancha se convertiría en la primera victoria sobre par desde que lo hizo Justin Rose en el US Open de 2013. Así de drástico está Valderrama que está vez exige regularidad para el ganador del Open de España.