Steve Dykes/Getty Images North America
El Albertsons Boise Open presented by Kraft Nabisco aterriza este jueves en el Hillcrest CC. Mito Pereira ya está listo para jugar el segundo torneo de las Finals del Web.com Tour y se mantiene expectante para lograr un buen resultado, suficiente para meterse entre los 25 mejores que llegan al PGA Tour. Por ahora permanece 38º.
Como decíamos, el torneo se juega en el Hillcrest CC. Echamos un vistazo a las estadísticas que arrojó la versión pasada de este certamen en este campo. Al menos, con los datos arrojados,  sabemos en qué hoyos Mito debe desencadenarse y, por el otro lado, mantener la cautela. Lo que sí es que es una cancha que te permite hacer bajo score, pero si andas desperfilado no te perdona.
La organización destaca que mantenerse en el fairway es esencial. En todos los hoyos hay árboles, donde en algunos te pilla el fuera de cancha y el agua. Lo cierto es que hay que aprovechar los primeros hoyos del campo. El Hoyo 2 es un Par 5, donde el año pasado presentó el registro más alto de birdies con un 56%. Al siguiente también es un Par 5, pero solo el 38% de los jugadores se bajaron, principalmente porque se trata de un recorrido donde no puedes tirarte de a dos, por un segundo tiro semi ciego y con fuera de cancha y agua de por medio.
Después más adelante, por otro lado, tenemos el hoyo donde menos se hicieron birdie en el 2016. En el Hoyo 5 solo un 10% de los participantes se bajaron. Para partir es el segundo Par 4 más largo de la cancha con 448 yardas. Pero ese no es el factor principal. Casi siempre se juega con viento en contra, hay cross bunker a la mitad del fairway y el camino hacía el green dobla a la derecha. Es más. El 19% anotó un bogey.
Después seguimos con pares 4 muy similares hasta que llegamos al segundo Par 3 de la cancha. Se trata del Hoyo 8, el par 3 que menos le hicieron birdie. Solo un 10% pudo; sin embargo, se puede lograr un par tranquilamente, ya que el 75% tuvo esa estadística el 2016. Tiene 213 yardas, pero no hay mucho peligro hacia los lados.
Ahora nos vamos a los segundo nueve que tiene un comienzo muy difícil. El Hoyo 11 es el Par 4 más largo de la cancha con 462 yardas y donde más se le hizo bogey durante el año pasado. Solo un 11% se bajó con birdie. Aparte de ser extenso, los tres putts llueven aquí si no la dejan cerca de la bandera por lo muy ondulado del green. Después nos encontramos con otro Par 3 largo en el 13. 216 yardas y, producto del viento, muchos tiran híbrido. Muchos se equivocan y es uno de los hoyos que más se anotaron doble bogeys en el 2016 con un 2%. El peligro sigue en el 14, un Par 4 de 438 yardas que tiene fuera de límites a la derecha, árboles a la izquierda y estrecho fairway. Por hándicap es el hoyo más complejo del campo.
La parte difícil se acabó y quedan cuatro hoyos donde muchos jugadores se aprovechan de bajar.  Hoyo 15 es el par 4 que más le hacen birdie con 41% de efectividad. Tiene apenas 293 yardas. Algunos se tiran de uno y ese es un riego porque justamente aquí el 2% anotó un doble el año pasado. Conviene totalmente dejarse un tiro de 80 yardas. Al siguiente tenemos un par 5 donde el 52% se bajó el 2016. Mientras que el 17 es un Par 3 sencillo y aquí es donde menos se subieron los jugadores con 4% que convirtió un bogey. Finalmente el 18 es difícil para cerrar vuelta. Aquí no hay que tener ansiedad por el birdie, ya que solo 14% marcó uno durante la edición pasada donde, además, el 2% hizo doble. Lo complejo es por su agua a la izquierda y un tiro casi ciego al green que va hacia arriba. La pones en la mesa y hay que pararla, porque es el green más rápido de la cancha y se mueve harto.
La garantía de que es una cancha que se le puede hacer bajo scores es por cuánto ganaron el año pasado. El primero logró un acumulado de -23 y el último Top Ten -14. Mientras que el corte se superó con -3. Así es que hay que hacer harto birdie en este campo y aprovechar los hoyos que lo permiten. Muy importante mantenerla al medio porque generalmente se enfrentan hoyos no muy largos. Vamos Mito que se puede.